Viernes 21 de Julio   03:37 hs


Actual
Min 15° Máx
EDITORIAL

SOBRE LAS SELFIES Y LOS SELFISH

Eran las 14:30 del jueves pasado.Terminaba de almorzar mientras escuchaba, sin mirar, el clásico televisor encendido en TN de Pizza Blue, el clásico comedor de Monte Grande donde Mauro nos atiende con dedicación especial todos los medios dias.

SOBRE LAS SELFIES Y LOS SELFISH

Desde que se hicieron obligatorios los televisores y el wifi en los bares y restaurantes ya no me molesta comer solo. Más aún, me cuesta armar almuerzos con otros en el medio de la jornada laboral. La tele prendida agrega "ruido” pero me mantiene informado, el wifi es casi tan imprescindible como el dulce de leche a la hora del flan, que ya no me lo permito.

Volvemos a TN.

De repente ví como la nota que presentaba Franco Mercurialli concitaba más y más interés de la gente en las mesas contiguas. Esos son los momentos donde registrás la presencia de la TV, cuando de repente se hacen silencios para prestar atención e intentar escuchar. Había gente que se acercaba en grupo a la Tv de hecho. La nota en cuestión era el mentado suicidio en la sede de la ANSES marplatense.

Aunque conozco los motivos, no deja de sorprenderme el morbo del público ante el hecho policial. La imagen era repetida una y otra vez, mientras la gente que miraba a mi lado se conmovía y se quejaba a la vez porque: "no se ve bien”, decía casi indignada una empleada bancaria también habitué.

No se ve bien... La muerte, para ser más muerte, tiene que ser en HD y en vivo si es posible. Mi mente volvió a algo que me viene ocupando en el último tiempo: "el poder la imagen”. La sobrevaloración de la imagen. Siempre se dijo que "la imagen vale más que mil palabras”, aunque creo que hoy por hoy las imágenes reemplazaron las palabras.

Joaquín Sabina dice que desde la "era selfie” casi no sale de su casa madrileña. Maradona repite que el peor avance tecnológico de la humanidad fue la introducción de las cámaras de fotos en los teléfonos celulares. La palabra "selfie” en inglés significa autofoto y está tácitamente relacionada con otra palabra inglesa "selfish”. Selfish significa egoísta…

Volvemos a TN.

La nota "se estiraba” sin mucho más por mostrar (más allá de las dolorosas repeticiones) y aún menos, por decir. El pobre Mercurialli ya había pasado por todas las frases hechas y se repetía: "éstas son las imágenes que nos duele mostrar”. ¿Y por qué la muestran?, pensé. ¿Quién estaría grabando ese momento, en ese lugar?, pensé. ¿Habrá familiares del suicida que se están enterando por Tv? Estos llamarán al canal como lo hacen en nuestra redacción pidiendo "bajar la nota” para tener "tiempo” para avisarle a los familiares directos y no se enteren por redes sociales?.

Cuando volví a la oficina la noticia empezó a tomar más y más dimensión mediática. Era TT en twitter y tenía cientos de miles de reproducciones en YouTube. Los canales de continuidad informativa ya iban camino al manual del morbo: ¿quién era? ¿Estaba solo? ¿Estaba enfermo? ¿Quién le dio el arma?

Un pobre hombre de 90 años no se bancó lo que le tocó (perder a su esposa, amigos, etc., etc.) y tomó la peor decisión. La más cobarde. La que deja un mensaje horrible para los allegados que quedan.

Pero lo peor estaba por llegar.

Con menos tacto que el que le suele faltar, la clase política argentina empezó a conjeturar sobre los motivos "políticos” del suicida. Así aparecieron mensajes y opiniones detestables, irresponsables, de baja estofa. Cada uno intentando llevar agua para su molino. Cada uno obligado a decir "algo”. ¿Qué necesidad?, pensé. Que mediocridad, pienso.

¿Volvemos a la imagen?

Si la selfie y ser selfish están íntimamente ligados, ¿por qué no pensamos en volver a mirar al otro, a sentirnos en comunidad y sociedad, a vivir con los otros?

No debiera ser tan difícil.

Buena semana.

Comentarios