Alte Brown |

La historia de Pedro Sallaberry: De brillar en la Selección juvenil a dirigir su propia escuelita en Glew

Tras su retiro del fútbol profesional, decidió abrir “El Semillero” en donde se desempeña como DT desde hace 20 años y obtuvo varios títulos.

Pedro Sallaberry fue uno de los jugadores más resaltantes del seleccionado argentino que se consagró campeón en el Sudamericano Sub-16 de 1985. Surgido de River, tuvo una gran carrera que lo llevó por varios clubes del fútbol argentino y del exterior.

Oriundo de Glew, comenzó a jugar al fútbol a la corta edad de 9 años en las infantiles del “Millonario”, en donde hizo todo el camino de inferiores. Gracias al apoyo de sus padres que lo llevaban hasta el club, pudo seguir hasta debutar en la primera división.

Sallaberry formó parte de la Selección Sub 16 campeona en el Sudamericano de 1985.

“Los padres hacían mucho esfuerzo para que nosotros podamos lograr lo que nos deparaba el destino. Nosotros éramos una familia de cuatro hermanos y mi mamá y mi papá se tenían que involucrar para llevarme a una distancia que era muy larga”, contó a El Diario Sur.

Su paso por River fue muy significativo, ya que siendo muy joven compartió equipo con grandes jugadores como Héctor “El Negro” Enrique, Nery Pumpido, Oscar Ruggeri, El Beto Alonso y  Pipo Gorosito, entre otros, que le dejaron grandes enseñanzas.

“Al llegar al plantel nos encontramos con gente con unos valores importantes. Era gente que siempre estaba atrás nuestro y nos apoyaba en todo sentido, no sólo en lo deportivo sino también en la vida”.

Entre los clubes en los que jugó se encuentran dos grandes: River e Independiente.

Además del “Millonario”, su currículum como jugador incluye a otro grande del fútbol argentino: Independiente. También tuvo un paso por Vélez, Banfield, Defensa y Justicia, equipos del ascenso como Chaco For Ever, Douglas Haig y Colegiales, y una travesía en el exterior en el Bolívar de Bolivia y en el Pachuca de México. “Todo lo que me quedó fue de una experiencia única e inigualable”, expresó.

Tras una larga carrera, a principios de los 2000 decidió colgar los botines, pero no se alejó del fútbol. Decidió estudiar para ser Director Técnico y fundó “El Semillero”, un club de barrio en Glew, su ciudad natal, para enseñar todos sus conocimientos.

“El club nació en el año 1999. Yo veía muchos chicos en la calle, que quizás no tenían la posibilidad de ir a un club. Abrí este espacio y hablé con los padres para que los acerquen y que estén más tiempo acá que en la calle”, contó Pedro.

Desde hace 20 años dirige su propia escuelita llamada "El Semillero".

Ese proyecto lleva al día de hoy 20 años, en los que pasaron cientos de chicos de todo el barrio que incluso hoy, ya siendo padres, siguen llevando a sus hijos para que aprendan y se diviertan de la mano de un experimentado como Sallaberry.

“Trato de decirles a los chicos constantemente de que vengan a entrenar con disciplina, con ganas. Ya sabemos que estamos haciendo docencia y tratando de que el nene, si llega a jugar en un equipo, se vaya de acá con la base para poder hacer una carrera”, sentenció.

Dejá tu comentario