almirante brown

La historia de Mía Fedra, la única tenista trans del mundo que es vecina de la región

Oriunda de Adrogué, pasó su infancia en Monte Grande y actualmente vive en Temperley. Una historia de superación e inclusión.
miércoles, 07 de agosto de 2019 · 14:25

A los 8 años, Mía Fedra decidió probar con el deporte. La curiosidad la llevó a probar con el tenis, y así fue como llegó al Club Village de Adrogué, su ciudad natal, donde dio sus primeros pasos. Luego pasó por varios clubes de la región.

Su gusto por la raqueta y su nivel hacían creer que tendría un gran futuro por delante en el mundo del deporte, pero a los 18 años su vida cambió por completo: hasta ese entonces, Mía no era ella, sino que era él. "Fui un niño, después una adolescente y hoy una mujer", contó a El Diario Sur.

Hija de una familia tradicional, vivió parte de su vida en la localidad de Monte Grande. En la adolescencia comenzaron los cambios y el proceso para convertirse en Mía. Pese a todo, su familia la apoyó.

"Mi proceso de cambio fue paulatino, no fue abrupto de un momento a otro. Tenía que ver una etapa con la otra. Primero te vas haciendo un poco andrógino en la adolescencia, y después te vas haciendo más femenina. Lo mío fue muy natural, no lo impuse", dijo.

Tras su cambio, se alejó por un tiempo de las canchas de polvo de ladrillo y conoció el mundo de la noche, en donde se destacó como modelo y haciendo presencias en boliches: "Soy muy conocida en ese ambiente", reconoció.

Pese a que le gustaba esa vida de fama y reconocimiento, hace un tiempo volvió encaminar su vida. Se puso en pareja y se mudó a Temperley, al mismo tiempo que regresó a lo que le gustaba de pequeña: el tenis.

El Darling Tenis Club, ubicado en Capital Federal, le abrió las puertas para que pueda entrenar. Con práctica, logró conseguir un buen nivel y hoy se destaca en los torneos más importantes del país. Incluso, se encuentra número 3 en el ranking nacional.

Afortunadamente, ella destaca que nunca sufrió problemas de discriminación en los torneos de la Asociación Argentina de Tenis. "Conmigo son divinos, nunca tuve un problema. Están bien organizados y estructurados", explicó a El Diario Sur.

Ahora, Mía se encuentra buscando sponsors para poder mejorar y llegar no sólo a ser la primera en el ranking, sino también poder viajar a competir a otros torneo en el exterior.

Comentarios

Otras Noticias