almirante brown

Transformaron un predio usado por el narcotráfico en la cancha de un club de barrio

El club Don Orione Viejo pudo construir su predio gracias al esfuerzo de los vecinos, en donde entrenan todos los chicos y chicas de las distintas actividades.
martes, 18 de febrero de 2020 · 15:39

En la localidad de Claypole, detrás del barrio Suther, se erige un gran predio descampado. Durante mucho tiempo permaneció abandonado y comenzó a ser utilizado por el narcotráfico, lo que lo convirtió en un lugar peligroso.

A su vez, en las cercanías se encuentra el club Don Orione Viejo, en el que cientos de chicos y jóvenes juegan al fútbol para escapar de los flagelos como la droga. El mismo nunca contó con un espacio propio para llevar a cabo sus actividades, y por eso junto con los vecinos decidieron usar ese gran descampado para convertirlo en su nueva cancha.

En un principio las actividades del club se realizaban en otro predio ubicado cerca de la Escuela N°14 que estaba abandonado, pero el año pasado comenzó una lucha contra el gobierno provincial (en ese momento con María Eugenia Vidal como gobernadora) y el municipal, quienes querían utilizarlo para hacer obras.

“Cayó una obra de Provincia que buscaba urbanizar el barrio, hacer asfaltos, cloacas, poner iluminación. Y también querían meterse en el predio, ya que figuraba como una plaza y querían utilizarlo para eso”, contó Sergio Valenzuela, presidente de la institución, a El Diario Sur.

Cientos de chicos y chicas forman parte del club.

Esto generó un conflicto con las autoridades, ya que dejaban a un club sin un lugar donde entrenar y contener a todos los chicos y jóvenes. Entonces, comenzaron las tratativas para poder llegar a un acuerdo y conseguir un nuevo espacio.

“Nos dijeron que iban a cedernos otro predio para poder seguir con el proyecto. Nos comentaron que atrás del barrio Suther había un basural donde antes vendían droga, que lo iban a limpiar todo e iban a hacer un reservorio de agua para que no se inunde el barrio y a un costado un pedio con cancha de 11 y un playón deportivo destinado al club”, explicó Sergio.

Las cosas parecían encaminarse y la gente de Don Orione Viejo comenzó a ilusionarse. Sin embargo tras las elecciones, en donde Vidal no obtuvo los resultados esperados y perdió, las obras quedaron inconclusas. “Jugaron un poco con eso y dejaron todo por la mitad. Mucha mugre, mucho escombro dando vuelta”, dijo el presidente.

El tiempo fue pasando y la desesperación por no tener un lugar donde llevar a cabo los entrenamientos comenzó a preocupar a la gente del club. Por eso, decidieron terminar ellos con los trabajos para tener su ansiada cancha. 

Gracias al esfuerzo de los vecinos y gente del club, lograron acondicionar la cancha.

“Con la gente del club y el barrio decidimos agarrar el predio y no esperar a que terminen porque no sabemos si lo van a hacer. Empezamos a hacer rifas y poner plata para acondicionar el predio. Compramos fierros, hicimos los arcos, limpiamos la basura, escombros y vidrios. Conseguimos una donación de semillas para sembrar el pasto. Pusimos los arcos y comenzamos a entrenar”, contó.

Tener su propio espacio significó un gran paso para la institución. “Era algo que desde que arrancó el proyecto del club, tener un predio propio para jugar de local y que venga la gente del barrio. Fue un sueño cumplido”, dijo emocionado Sergio. Y agregó que además se sumaron muchos más chicos a entrenar.

El gran debut de la cancha se dio este sábado en la primera fecha de la Copa Amistad de Fibas, en donde  la primera de Don Orione se enfrentó a su clásico barrial Club Atlético Don Orione y ganó por 3-0.

El estreno de la cancha fue con una jornada frente a su clásico barrial, Club Atlético Don Orione.

Pese a que la movida tiene un fin positivo para el barrio y los vecinos, y planean seguir ampliando las instalaciones con vestuarios y baños, Sergio contó que siguen en conflicto por el proyecto que llevaban a cabo la Provincia junto con el Municipio. Peo defiende al club y su rol social.

“Acá laburamos con chicos con problemas de consumo problemático, y si no hacíamos esto iban a seguir en la misma. Ahora que estamos nosotros los narcos no vienen, se fueron a otro lado. Este es un espacio para el barrio, y si no le damos utilidad van a vender droga”, sentenció.

Comentarios