Almirante Brown

Condenaron a perpetua al asesino de Tamara Ramírez, la policía asesinada en Glew

Así lo dispuso el Tribunal Oral en lo Criminal N°3 de los Tribunales de Lomas de Zamora. "Estamos aliviados. Mi hermana en paz descansa", dijo su hermana.
viernes, 15 de noviembre de 2019 · 14:34

Condenaron a cadena perpetua al asesino de Tamara Ramírez, la oficial de la Policía Local de Almirante Brown que murió tras recibir un balazo en la cabeza en su vivienda en la localidad de Glew.

Así lo dispuso hace unas horas el Tribunal Oral en lo Criminal N°3 de los Tribunales de Lomas de Zamora, quienes dispusieron una condena de 35 años para Luca Martín Alaimo, el único acusado por el crimen

"Estamos aliviados. Esto no nos va a devolver a Tami pero saber que él está sentenciado a pasar 35 años nos da alivio, un asesino menos en la calle. Mi hermana en paz descansa", dijo Claudia, hermana de la oficial asesinada, a El Diario Sur.

La familia de Tamara en los Tribunales de Lomas.

El trágico hecho ocurrió en la madrugada del 28 de julio de 2018, en una vivienda ubicada en Los Patos y Aconcagua, en  la localidad de Glew. Alaimo  ingresó en la vivienda en la que residía Tamara junto con su pareja, también oficial de la Policía Local, y su papá de 64 años, quien es Teniente 1°.

Al escuchar ruidos dentro de su casa, los tres vieron al delincuente e intentaron reducirlo. Sin embargo, el sujeto logró robar el arma reglamentaria de la oficial y le disparó. Ramirez sufrió una herida de gravedad en la cabeza y murió en el acto.

El delincuente también disparó contra su pareja, quien recibió un disparo en uno de sus muslos, pero fue trasladado al Hospital Lucio Meléndez y logró salvar su vida. Tras el ataque, el malviviente escapó con dos armas reglamentarias. 

Luca Martín Alaimo fue condenado a cadena perpetua por el crimen de Tamara Ramírez.

En el lugar se encontró un revólver calibre 32 cromado y manchas de sangre, que daban cuenta que el malviviente había sido herido. Momentos después, personal del Comando de Patrullas encontró a 300 metros del lugar a Alaimo.  El joven dijo que era repartidor de pizzas, pero los efectivos lo detuvieron como sospechoso al notar que tenía una herida en su mano.  

Según trascendió con la investigación, el joven ya contaba con antecedentes. Antes de cometer el robo en el que fue asesinada Tamara, el malviviente asaltó, golpeó y violó a una jubilada de 70 años en Dock Sud, de donde es oriundo.   

Comentarios