almirante brown

Dramático robo a una policía en Glew: Le gatillaron en la cabeza y se salvó de milagro

La víctima es una joven oficial oriunda de la localidad. Según contó a este medio, los malvivientes aún continúan en libertad y habrían cometido otros robos en la zona.
miércoles, 22 de enero de 2020 · 09:24

Los hechos de inseguridad no cesan en Almirante Brown. Esta vez, la víctima fue una oficial de la policía de Glew, quien vivió momentos de terror cuando cuatro delincuentes la golpearon salvajemente e intentaron matarla para robarle sus pertenencias.

El hecho ocurrió en la noche del 29 de diciembre de 2019, pero salió a la luz recién ahora. El Diario Sur habló con la víctima, una joven oriunda de la mencionada localidad, quien contó todo lo ocurrido.

Aquel día, la joven se había reunido con unas amigas en Guernica, luego de una larga jornada de trabajo de 12 horas. Mientras estaba de guardia, había sido notificada de que había un grupo de malvivientes a bordo de un Volkswagen Gol Trend color blanco con vidrios polarizados patente AD que estaba robando por Longchamps y Glew. Ese dato le quedó grabado.

Tras una cena distendida, cerca de las 23:30 decidió regresar a su casa. Pero no se imaginó lo que iba a pasar: mientras circulaba por la Avenida Hipólito Yrigoyen, se apareció el famoso Gol Trend. “Cuando vi la patente de ese auto con las características similares, doblé para la comisaria de Glew y los perdí de vista", contó a este medio la oficial, que prefirió resguardar su identidad.

Al perder a los malvivientes, siguió su camino y fue al banco a sacar plata de su mamá que necesitaba. Casualmente el lugar estaba lleno de policías, ya que un efectivo de la Federal había matado a dos delincuentes a unos metros del lugar. Sin embargo, ella siguió su regreso a casa.

La joven pasó por el paso bajo nivel de Glew, y allí volvió a cruzarse con el auto blanco: “Ellos me quieren pasar, yo puse en auto en el medio y me subieron las luces. Yo supongo que ahí se dieron cuenta que estaba sola porque mi auto no tiene vidrio polarizado. Paso, los dejo atrás, agarro Reina Elena y los pierdo en 33 Horientales”.

Un auto similar a este fue el que usaban los malvivientes para cometer los robos.

Sin embargo, la situación no terminó ahí, ya que los delincuentes la estaban siguiendo, por lo que momentos después se encontró nuevamente con los malvivientes cerca de su casa. “Venía normal, bajé la velocidad porque tenía que doblar y se aparecen. Me encierran y los choco. Quise darle marcha atrás a mi auto, pero no sé por qué se paró”, dijo la víctima.

En ese momento bajó del Gol Trend un hombre armado, y ella iba a defenderse con su arma reglamentaria. Pero luego aparecieron otros tres sujetos, motivo por el cual desistió de hacerlo y tiró el revólver abajo del asiento por temor a que empeore la situación.

La oficial descendió del vehículo y uno de los malvivientes le pegó un culatazo en la cabeza y comienza a insultarla: “Hija de puta por qué no paraste”, fue lo que le dijeron. Intentó empujarlo para escapar, pero se cayó al piso y entre los cuatro hombres, comenzaron a patearla, hasta que uno dio una orden: “Mátenla”.

“El chico que me tiró al piso me apuntó con un arma en la cabeza. Yo empecé a rogarle que no lo haga, que no me mate porque mi mamá me necesita, soy lo único que tiene. Y me dice ‘bueno, te toca’. Cargó el arma y me gatilló”, contó la víctima al borde del llanto.

Pero, afortunadamente, la suerte se puso de su lado: la bala no salió del arma, y de pronto apareció un auto tocando bocina y haciendo luces que hizo que los delincuentes la dejaran. Pese a que terminó herida y le robaron su auto, el dinero y el arma, ella salvó su vida de milagro.

“Me sentí superada por la situación. Me llevaron a un hospital a asistirme, entré en shock. Estuve muy mal, fueron días que me la pasé llorando encerrada en mi casa sin salir afuera”, sentenció. Sin embargo, la dura realidad de los policías la obligó a regresar rápido a las calles: “Necesitaba trabajar. Nosotros ganamos muy poco y vivimos del adicional. Tengo a mi papá y mi mamá que los tengo que mantener. Así que volví”.

Aún no logró recuperarse del terror que vivió ese 29 de diciembre, y lo que más la aflige es que no obtuvo repuestas por parte de las autoridades y la justicia. “Me enteré que siguen libres y hacen lo que quieren. Siguen robando, siguen lastimando gente y me siento mal. Estoy angustiada porque es mucha impotencia lo que uno siente”.

Comentarios