almirante brown

Una joven de Burzaco denunció a su papá por abusarla durante 8 años: "Era una tortura constante"

La víctima tiene 18 años y contó ser víctima desde los 8. "Me usaba porque me agarraba cuando quería", contó en una extensa entrevista a El Diario Sur.
jueves, 20 de febrero de 2020 · 11:09

Una joven de 18 años denunció a su papá, a quien acusa de haber abusado sexualmente de ella desde los 8 hasta los 16 años en la vivienda que ambos compartían. El acusado vive en un domicilio en el barrio Arzeno, en la localidad de Burzaco.

La víctima, cuya identidad será reservada, se animó a contar el calvario que aparentemente vivía hace un año y decidió hacer la denuncia contra su progenitor.  “Tomé la decisión porque ya a lo último sentía que no podía guardármelo más. Lo había aguantado durante muchos años y al ser más grande me daba cuenta de lo que pasaba, que mi papá me hacía algo”, contó en exclusiva a El Diario Sur.

Los hechos de los que se acusa al hombre habrían comenzado en el 2010. Según consta en la denuncia, el acusado habría aprovechado los momentos en los que quedaba a solas con la menor para abusar de ella. “Era como una tortura constante. Esto pasaba casi todos los días, si o si todas las semanas”, dijo la joven.

“Me sentía indefensa y sola. Me usaba porque me agarraba cuando quería, y me dejaba tirada como si no importara nada. Estaba siempre triste, me ponía a llorar todo el tiempo”, relató, y agregó que uno de los motivos por los cuales habría sufrido esto durante tanto tiempo era porque no tenía a nadie con quien hablar. “Sentía que iba a pasar siempre y no podía cambiarlo”, sentenció.

La primera vez que se animó a contar lo que presuntamente su padre le hacía fue tras el primer ataque. Debido a que, según ella, el agresor la amenazaba diciéndole que “no le cuentes nada a mamá”, su persona de confianza fue su hermano, quien es apenas un año mayor que ella y en ese entonces tenía 9 años. 

“No me creyó porque éramos chiquitos. Yo nunca lo culpe ni le dije nada, porque al ser chiquitos no entendíamos bien la gravedad del asunto”, explicó. Y agregó: “Desde ese momento yo tuve miedo de contarlo, porque pensaba que si se lo contaba a mi mama no me iba a creer como mi hermano”.

Tras ocho años, en 2019 la joven decidió romper el silencio y le contó el calvario que había vivido a su mamá y su hermano: “Ese día había discutido con mi papá y cuando se fue les conté todo. Mi mamá no podía creerlo, se puso a llorar. Me dijo que cuando mi papá llegue del trabajo iba a hablar con él”.

Según contó, cuando éste regresó del trabajo su mamá lo encaró y este “les confesó enfrente mío que era cierto, que era verdad”. Esto impactó muy fuerte en la familia, ya que nunca imaginaron que su padre sería capaz de hacerle algo como lo que se le acusaba a alguno de sus hijos.

Pese a que tras la denuncia se tomaron medidas judiciales de protección para con la joven, tiempo después fue su propia madre quien permitió que el acusado volviera a la casa donde vivían. Este fue el motivo por el cual decidió irse de allí para vivir en la casa de la familia de su novio.

Además de sacarse de encima una carga muy pesada para ella, la joven también contó lo que aparentemente vivía por sus hermanas y hermanos menores, ya que no quería que ellas pasen por lo mismo. Sin embargo, este año su hermana de 11 años le contó que ella también habría sido abusada.

“Ella vino conmigo a mi trabajo. Me empezó a preguntar por qué me fui de casa, decía que me extrañaban. Yo le expliqué no era porque no los quería, que los cuidaba y quería que estén bien. Y le dije que si le pasaba algo a ella o mis hermanos que me cuente sin miedo. Cuando le dije eso le caían lágrimas y ahí me di cuenta que algo pasaba”, relató.

Y siguió: “Le dije que tenga confianza de contarme, que yo también tenía miedo y no le iba a decir a mamá. Y ahí me dijo que cuando mi mamá y mi papá peleaban él se iba a dormir con mis hermanos. Mi hermana se acostó con él y me dijo que la abrazaba y la apoyaba. Ella se durmió y se despertó porque él le estaba tocando todo el cuerpo”.

Escuchar lo que la pequeña le contaba hizo que ella recordaba lo que ella denuncia que vivió, pero intentó mantener la calma para contenerla y acompañarla. Al día siguiente, con la excusa de invitarla a su casa a comer, la acompañó hasta la comisaría para hacer la denuncia.

El caso tiene intervención de la Unidad Funcional de Instrucción N° 9 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, caratulado como “Abuso sexual con acceso carnal agravado por la convivencia y por resultar autor su ascendiente”.

A lo largo de este año, la justicia tomó varias medidas. Dictó una perimetral y una exclusión del hogar contra el denunciado, y además le retiró la tenencia de sus otros hermanos quienes ahora viven con su abuela.

“Estoy mucho más tranquila porque me pude sacar esa carga de encima, mi hermanita también y mis hermanos ahora están más seguros. Hay algunos días que estoy triste porque fue todo muy de repente y muy duro, pero de a poquito voy estando mejor”, finalizó la joven.

Comentarios