almirante brown

La histórica calesita de Mármol volvió a girar

Forma parte del proyecto "Girando Cuentos", que realizan ilustradores y escritores para poner en valor estos juegos.
miércoles, 02 de octubre de 2019 · 10:41

La plaza de Mármol vuelve a deleitar a todos los chicos con su histórica calesita, gracias a un grupo de ilustradores que decidieron restarurarla para que vuelva a brillar como en sus mejores épocas.

Se trata del proyecto "Girando Cuentos", que busca poner en valor las calesitas de barrio. En Almirante Brown quedan apenas pocos de estos juegos que durante años deleitaron a los niños y niñas del distrito.

La calesita funciona desde hace unos 30 años.

"Estamos muy contentos por llevar a cabo este proyecto que convocó a mucha gente, vecinos, personal del municipio, artistas y escritores que hicieron posible esto", dijo Nicolás Lassalle, uno de los encargados de llevar a cabo el proyecto, a El Diario Sur.

Este carrusel se encontraba muy abandonado, con sus autos y caballitos rotos y despintados. Es por eso que desde "Girando Cuentos" decidieron arreglarla no sólo restaurando a todos los juegos que hay en ella, sino que además le sumaron frases escritas por reconocidos escritores.

"Hay una cosa romántica y melancólica en recuperar todo esto, cosas que quizás eran perdidas, en volver a la niñez y de darle a nuestros hijos la posibilidad de disfrutar de un espacio precioso y una experiencia hermosa", sentenció Lassalle.

Decenas de niños y niñas se acercaron para subirse a los juegos.

Este domingo se llevó a cabo la inauguración, de la cual participaron cientos de vecinos que se acercaron junto con sus hijos, nietos y sobrinos para que disfruten de la inauguración.

Nicolás contó que mientras realizaban los trabajos de restauración, los pequeños se acercaban y esperaban con ansias poder subirse a la calesita. Finalmente, el fin de semana pudieron hacerlo y unos afortunados tuvieron el placer de ser quienes dieron la primer vuelta.

Los primeros niños que ingresaron a la calesita.

Ver la felicidad en las caras de los chicos por tener este juego en la plaza de su barrio significó mucho para los integrantes del proyecto “Girando Cuentos”, quienes se mostraron contentos por haberles dado un nuevo espacio para jugar.

"La mejor devolución de todo esto es su sonrisa, sus caras de asombro, su sorpresa y su entusiasmo al ver la calesita y todo su proceso", expresó Lassalle.

Comentarios