almirante brown

El emotivo tatuaje de un vecino de Glew en homenaje a quienes le salvaron la vida a su papá

Gonzalo vive en Glew y decidió inmortalizar en su piel un momento muy importante para su familia con un insólito dibujo.
lunes, 21 de octubre de 2019 · 09:50

Los tatuajes son una de las formas de expresión más usadas por las personas. Para muchos, esos dibujos imborrables en la piel tienen un significado especial, que buscan inmortalizar, expresar o recordar a alguien o algún momento especial para siempre.

Gonzalo Suazo es un vecino de la localidad de Glew amante de los tatuajes. En su cuerpo tiene más de 20 dibujos, pero uno en particular llama la atención no sólo por su imagen, sino también por el motivo que lo llevó a hacerlo: el logo de la Fundación Favaloro junto con una fecha.

La historia comienza hace aproximadamente un año y medio atrás, cuando a su papá Sergio de 67 años le diagnosticaron cirrosis a causa de sus problemas de diabetes. La enfermedad generó que su hígado deje de funcionar y salud se vio gravemente empeorada.

Gonzalo junto a su papá Sergio.

"Esa lucha fue muy horrible. Cuando nos dijeron que tenía eso no lo podíamos creer. Le sacaban casi 10 litros de líquido de la panza por semana, y otras cosas que prefiero no contar", dijo Gonzalo en diálogo con El Diario Sur.

Durante un tiempo estuvo internado en una clínica de Burzaco, pero debido a que la familia no sentía que la atención era buena, decidieron llevarlo a otro centro. Así fue como llegaron al Hospital Muñiz, pero lamentablemente la salud del hombre no mejoraba.

La familia no perdió las esperanzas, y así fue como llegaron a la Fundación Favaloro. "Nosotros nunca perdimos la fe, siempre estuvimos unidos haciendo fuerza y pidiendo oraciones a Dios. Eso nos hizo ponernos firmes", sentenció el joven de 35 años.

Sergio permaneció durante un tiempo internado en el mencionado centro médico, y su salud seguía empeorando al punto que sufrió dos descompensaciones en las que terminó en coma: "Hacían todo lo posible por tener a mi viejo vivo y que tenga una mejor vida".

Junto a su familia en el lugar donde le salvaron la vida a su papá.

Así fue como el hombre de 67 años entró en la lista del Incucai, y tras seis largos meses de espera, el 13 de abril de este año Gonzalo recibió la mejor noticia: habían conseguido un donante de hígado para su papá.

"Ese día 13 sonó el teléfono 1:30 de la mañana y nos dijeron que habían conseguido un donante. No lo podíamos creer, fue una alegría inmensa, algo que no tiene precio", expresó.

Al día siguiente Sergio fue intervenido y afortunadamente todo salió como lo esperaban. Por eso, el joven browniano decidió inmortalizar esa fecha tan importante para él y realizar un homenaje a quienes le salvaron la vida de su papá.

"Decidí hacerme el símbolo de la fundación por la atención que pasamos ahí, y también por mi viejo, por la garra, por no haber bajado los brazos y por lo fuerte que es", dijo Gonzalo.

Comentarios