Canning | maestro | escuela | familia

Maestro a la mañana y chofer por la tarde: una vocación y tradición familiar

Fernando Calvo es un maestro de la Escuela 21 de Canning que combinó la herencia de la familia con la vocación de ser docente.

La familia Calvo es conocida en Tristán Suárez porque desde hace más de 30 años se dedica al transporte escolar de cientos de chicos hacia la escuela Jesús Niño de dicha localidad de Ezeiza. En ese mundo creció Fernando, que con el correr de los años tomó el legado de su familia y le incorporó al amor por los niños la sabiduría de la docencia. Desde hace 18 años por las mañanas se desempeña como Maestro de Grado, oficio que combina con la tradición familiar ya que por la tarde es chofer escolar.

Fernando y su papá.jpeg

“Estoy muy orgulloso de pertenecer a la escuela pública y que mi hijo vaya a la misma escuela donde doy clases es hermoso. Antes de la cuarentena, me acompañaba todas las mañanas en el micro a la escuela y luego a hacer el recorrido en Tristán Suárez”, relató con emoción Fernando sobre su rutina, la cual ya va trasmitiéndole a su hijo Bautista.

Sin embargo, Fernando reveló que la cuarentena no sólo cortó las risas de los más chicos adentro del micro y en la escuela, sino también trajo complicaciones económicas. “Se hizo muy difícil para el transportista escolar, ya que desde el verano sin actividad y nos tocó esta pandemia, pero salimos a flote en familia y con mucha fuerza de voluntad”, aseguró con esperanza.

Ese optimismo, el vecino de 39 años de Tristán Suárez lo trasladó a la hora de preparar las actividades digitales: “Las tareas las mando por WhatsApp y después hacemos varios Zoom por semana para interactuar y que no se pierda lo humano. Las ganas de los chicos de aprender y la colaboración de los padres fueron fundamentales para pasar el aislamiento”, cerró.

Dejá tu comentario