OPINIÓN

Los cuestionados

Ante la proximidad de la Copa del Mundo, competencia que consagrará al mejor equipo de fútbol del planeta en Brasil, José Luis Barrio recuerda los casos de jugadores argentinos que integraron la selección nacional a pesar de las controversias planteadas tanto por la prensa como por los amantes del deporte.
sábado, 10 de mayo de 2014 · 00:00

El armado del plantel que representa a nuestro país en el máximo torneo futbolístico despierta ciertas suspicacias con respecto a la inclusión de algunos players. Oscar Alfredo Garré en México ´86, Pedro Damián Monzón en Italia ´90 y Claudio Paul Caniggia en Corea – Japón 2002 son las convocatorias que analiza el prestigioso periodista deportivo José Luis Barrio, ex-director de la revista "El Gráfico”.

 

"Tras su designación como entrenador del seleccionado nacional, viajé con Carlos Bilardo durante veinte días a Europa. Estuvimos los dos solos y compartimos un paseo de estudio que el ex – entrenador realizó en el viejo continente. Por ese motivo, presencié cuando le comunicó a Diego Armando Maradona que sería el capitán del equipo. Además, visitamos a Daniel Passarella, Ricardo Bertoni y Patricio Hernández, entre otros futbolistas”, repasa el especialista.

 

En ese contexto, el director técnico campeón del mundo en 1986 despertó al periodista durante la madrugada. "¿A Garré lo tenes bien visto?”, preguntó sobre el ex – lateral izquierdo del Club Atlético Ferrocarril Oeste. "Estaba muy preocupado por eso. No había marcadores de punta ni wings. Aunque, en ese aspecto, tuvo una gran contradicción porque Argentina jugó con una clásica línea de cuatro defensores: Clausen, Brown, Ruggeri y Oscar Garré, un jugador sin mucha proyección a quien Timoteo Griguol hizo rendir satisfactoriamente en su equipo. No era extraordinario pero tampoco un tronco. Pertenecía a un club chico y no tenía el respaldo de una gran hinchada. Durante el mundial, jugó hasta que le sacaron la segunda amarilla. No sé si Julio Olarticoechea hubiera disputado algún partido si no suspendían a El Ciruja, como lo apodaban sus compañeros”, detalla.

 

"Bilardo privilegió la presencia de jugadores de físico exuberante y de juego combativo. Suponía que el mundial de Italia sería mucho más difícil que el disputado en México; Entonces, quería disponer de jugadores que impusieran presencia en el campo de juego: defensores predispuestos al roce, por ejemplo”, explica Barrio al exponer sus argumentos en cuanto a la convocatoria de Moncho Monzón. El reconocido defensor que vistió los colores de Independiente integró el equipo sub – campeón en 1990 y fue expulsado en la final del torneo frente a Alemania.

 

 

 

 

Marcelo Bielsa citó a Claudio Caniggia en el año 2002. El Pájaro defendía los colores de QatarSC cuando sonó su teléfono y se incorporó al plantel que disputó el mundial celebrado en Corea-Japón. El delantero no jugó ningún partido y fue expulsado del banco de suplentes en el match que decidía las clasificaciones del grupo, ante Suecia. "Bielsa intentó recuperar a Caniggia con un trabajo físico muy exigente al punto que el jugador sufrió un principio de desgarro durante los entrenamientos previos a la copa del mundo. Al no estar bien físicamente, no era una opción para el entrenador”, concluye.

Comentarios