OPINIÓN

Si lo hizo con la mano ¡es un fenómeno!

El árbitro profesional y profesor en la Escuela de Artes y Oficios de Esteban Echeverría habló sobre la polémica en el gol de Racing a Boca. Además, dijo que River no fue el de siempre, y le pidió a Gallardo que no hable “para la gilada”.
sábado, 27 de septiembre de 2014 · 00:00

Sobre la amonestación de Funes Mori en el penal. Está muy sobre el filo del área grande, muy en diagonal. Es amarilla porque corta un avance comprometedor como para que sea roja. Pero de ahí a que sea roja. No es una situación neta de gol. Por más que sea último hombre. Porque a los periodistas cuando les dicen último hombre se confunden, porque claro que es el último hombre, pero tampoco llega a ser el último hombre porque siempre es el arquero. Sería el anteúltimo hombre. Hay que ver tiene una posibilidad neta o no de gol. Desde la posición que estaba él, que se estaba yendo en vertical en a la línea de fondo, ya se le va cerrando el camino. Está bien la amarilla. No es ni último hombre, ni último recurso, ni nada de eso. Se trata sobre si es o no una manifiesta situación de gol.

River no fue el River de siempre porque Arsenal le hizo el trabajo que viene haciendo River que era ahogarlo en todos los sectores del campo. Y no le permitió jugar.

Lo que dijo Gallardo sobre que Arsenal hizo tiempo es hablar para la gilada. ¿Cuánto tiempo te puede hacer en un partido? ¿Cinco minutos? Tuviste 85 para ganar el partido, si no lo pudiste ganar no lo llorés. Venís en una racha ganadora, bancate que te jugo bien Arsenal y que te cortó todos los caminos, que no tuviste posibilidades de revertir el resultado, que tuviste la suerte de empatar rápidamente para volver a manejar el partido; y no pudiste hacer un gol.

El segundo gol de Bou a Boca. Hay muchas jugadas donde los movimientos de los jugadores confunden. Acá se tira Bou con la cabeza y el brazo. Pero el único que reacciona es Orión que lo ve de frente. Ahora, no sabés si lo hace para tirarse el lance o si porque le pegó en la mano. Capaz cabeceó Bou y después le pegó en la mano. La pelota sale demasiado fuerte como para que le pegue con la mano.

¡Y si lo hizo con la mano, es un fenómeno! Me hizo acordar a Luisito Artime que era un fenómeno haciendo goles con el puño al lado de la cabeza. Muchos chicos hoy en día no lo vieron, un goleador excepcional de la década del ’60. Por lo que vi en la televisión, el de Bou es un gol válido.

Comentarios