EDITORIAL

Doscientos mil votos se buscan

Las elecciones del domingo pasado en la provincia de Santa Fe dieron la campana de largada del año político de la Argentina. Un año en el que vamos a definir con nuestro voto cargos ejecutivos y legislativos. Se trata del ejercicio supremo de la democracia: elegir. Votar con libertad y responsabilidad, participar.
domingo, 26 de abril de 2015 · 12:41

Las mismos arrojaron lo que algunos llaman "empate técnico". Sobre poco más de 2.500.000 de ciudadanos habilitados a votar, el candidato del PRO, Miguel Del Sel, había obtenido 5.000 votos más que los candidatos del oficialismo socialista. 5.000 sobre 2.500.000. En el búnker del PRO igualmente festejaron con globos de colores, mientras que el PJ mostraba satisfacción con la elección de su candidato, que había superado los 20 puntos.

Luego del día después y todos sus rituales, esto es: entrevistas periodísticas al ganador, críticas a las consultoras que erraron sus pronósticos, etc., apareció la noticia menos esperada: habían desaparecido más de 200.000 votos producto de 807 mesas sin escrutar.

"Los resultados publicados corresponden al escrutinio provisorio, y dada la cantidad de sufragios aún no escrutados, no habría que hacer interpretaciones apresuradas sobre los resultados definitivos", aclaró el gobernador Antonio Bonfatti, luego que el Justicialismo y el Frente Social y Popular denunciaran irregularidades.

El Subsecretario de Tecnología provincial, José María Velázquez, intentó explicar lo inexplicable: "...el 100% de las mesas fueron cargadas al sistema, las ingresadas, desestimadas y no recibidas, pero eso no implica que los datos de los telegramas estén cargados y todos los votos estén contados". La denuncia inició cuando se detectaron 107 urnas en Santa Fe y 407 en Rosario que no tenían ningún voto cargado. Formalmente aparecían escrutadas, pero no lo estaban. Se trata de más de 200.000 votos en una elección que se definió ganador por 5000 sobre el oficialismo. Se trata de una vergüenza.

Por supuesto que esta no es la primera ni última vez que hay "irregularidades” en algun comicio. La copia del acta que acompaña esta editorial, corresponde a la mesa de Canning que emití mi voto junto con mis hijos, y en la que sospechosamente no se consignan votos a favor del Frente para la Victoria.

Cuando discutimos boleta única o voto electrónico, volvió un fantasma del siglo pasado: el caballo del comisario... Las autoridades políticas y judiciales de la Provincia de Santa Fe, que hicieron historicamente de la transparencia y la honestidad su bandera, deben dar las explicaciones del caso y garantizar las próximas elecciones.

Este fin de semana se vota en Capital y en Neuquén, es de esperar que las autoridades cuiden los votos, soy de una generación a la que le costó mucho poder elegir.

Comentarios