EDITORIAL

¡Es la política, estúpidos!

El estratega de la campaña electoral de Bill Clinton en 1992, le señalaba que debía enfocarse sobre cuestiones relacionadas con la vida cotidiana de los ciudadanos americanos y sus necesidades más inmediatas. Para mantener la campaña enfocada en ese mensaje pegó un cartel en el búnker del candidato con la frase: 'es la economía, estúpido'. Aquella frase se transformó en uno de los slogan más utilizados en la campaña que le permitió a Clinton derrotar a Bush.
domingo, 21 de junio de 2015 · 12:31

En los últimos años se vive en la Argentina una ebullición política permanente. Una suerte de politización de la política. El mismo país que en silencio permitió los años más oscuros de su vida institucional desde marzo de 1976, hoy "explota" de política en su día a día. Así las cosas todos sabemos de finanzas, economías regionales, marco jurídico internacional, nacionalización y extranjerizacion, etc., etc. Hasta no hace mucho repetíamos que todos éramos directores técnicos de fútbol, cada cual tenía los 11 de su selección. Hoy, todos somos presidentes. Tenemos opinión y fijamos posición a partir de la tensionada agenda de los gobiernos y los medios de comunicación.

Esta última semana se dieron, en esta línea, algunas situaciones interesantes para el análisis. El inédito triple empate por la gobernación de Santa Fe y el cierre de las listas para las PASO, se llevaron toda la atención. Lo mismo que la candidatura a vicepresidente de Carlos Zannini.

En un lento recuento definitivo sabremos en 10 días quien gobernará una de las provincias centrales del país. En Santa Fe se dio una situación histórica. Quien gobierne, sea quien sea, deberá atender para entender lo que dicen las urnas. Algunas primeras conclusiones: a) al próximo gobernador no lo habrá votado el 70% de los electores santafesinos, b) los votos se cuentan, y valoran, de a uno (se discuten 2000 sufragios entre casi 1.400.000 de votos positivos), c) el candidato del PRO, Miguel del Sel, perdió 70.000 votos entre las PASO y la elección, d) el candidato del Frente para la Victoria, Omar Perotti, mejoró casi 10 puntos en el mismo período.

Última reflexión acerca de la fórmula presidencial oficialista. Mientras algunos medios sostienen que la presidenta Cristina Fernández impuso a Zannini como vicepresidente, creo que en realidad fue un gran logro del gobernador Scioli, que en una sola movida politica se allanó el camino, se erigió como candidato único y despejó las dudas de propios y extraños. Esos mismos medios, que escribieron que el kirchnerismo duro no la daría lista a Daniel Scioli o que le impondrían a Máximo Kirchner como vicepresidente, ahora quieren presentar a Carlos Zannini más kirchnerista que el propio hijo del expresidente...

En la Argentina politizada de 2015, la dirigencia política y los medios de comunicación debieran tener más respeto con las ciudadanos, que miran esa tensión constante desde afuera pero también toman posición y arman su propio equipo. Aquellos directores técnicos hoy son dirigentes, porque: "es la política, estúpidos".

Comentarios