EDITORIAL

Maten al mensajero

Hace casi 20 siglos, sí leyó bien, casi 2000 años, el historiador y biógrafo griego Mestro Plutarco escribió en su obra “Vidas” las siguientes líneas: “El primer mensajero que dió la noticia sobre la llegada de Lúculo estuvo tan lejos de complacer a Tigranes que éste le cortó la cabeza por sus dolores; y sin ningún hombre atreverse a llevar más información, y sin ninguna inteligencia del todo, Tigranes se sentó mientras la guerra crecía a su alrededor, dando oído sólo a aquellos que lo halagaran...”
domingo, 05 de julio de 2015 · 11:50

El texto de Plutarco dio origen a una frase que atravesó la historia universal: "MATEN AL MENSAJERO".

Esta semana recibí en la redacción una carta documento del señor "Molinas Justo Miguel Ángel", que textualmente cito : "Atento la serie de mentiras, injurias y calumnias en mi contra, vertidas en reiteradas oportunidades en el medio El Diario Esteban Echeverría y en www.eldiariosur.com, mediante las cuales se afirman falsedades sobre mi persona que dañan mi buen nombre y honor, intimo a Ud. rectifique las mismas, íntegra y explícitamente, bajo apercibimiento de iniciar las acciones legales civiles y penales pertinentes. Su silencio será interpretado como negativa. QUEDA UD. DEBIDAMENTE NOTIFICADO E INTIMADO."

La notificación e intimación del señor Molinas hizo que debiera investigar el porqué de su malestar. Para mi sorpresa no encontré una sola mención suya en nuestro diario on line, aunque sí en el diario impreso. Entonces recordé que el señor Molinas de la carta documento era "el Dr. Molinas", un médico que fue sumariado por el Municipio de Esteban Echeverría por tener un nombramiento simultáneo en el Policlinico local y el Hospital de Guernica. De hecho, la publicación de la información incluyó los documentos oficiales respaldatorios de ambos nosocomios. El Dr. Molinas, según los documentos, era el responsable de la terapia intensiva del Policlinico Sofia T. De Santamarina de lunes a jueves entre las 7 y las 16 horas, mientras que también estaba nombrado en la guardia de terapia intensiva del Hospital de Guernica (Municipio de Presidente Perón) los días miércoles (24 horas) y sábados 12 horas (de 20 a 8:00 del domingo).

También encontré la publicación de una reciente denuncia penal que autoridades del Policlínico Santamarina le hicieran al Dr. Molinas acusándolo de haber obstruido con sábanas y sachets de suero los ductos de calefacción de la terapia intensiva. La denuncia es formal, está radicada en sede judicial e incluye la declaración como testigos de dos colegas del Dr. Molinas que refieren haberlo visto taponar los conductos de la calefacción con 20 sábanas, entre 20 y 25 sachets de suero fisiológico y varios pañales.

No encontré en lo publicado mentiras, injurias ni calumnias, solo información apoyada en documentación pública y oficial a la que, entiendo, el Dr. Molinas también debe tener acceso. De no ser así, la pongo a su disposición ya que publicarla llevaría casi una edición completa.

No conozco al Dr. Molinas. No tengo ninguna animadversión para con él. Sí, se que tuvo un sumario y una denuncia penal de la que informamos en nuestro diario. Desde la misma fundación de esta empresa cada periodista debe cumplir un protocolo de publicación que exige de manera explícita, entre otras condiciones, la denuncia en la justicia y/o autoridad competente antes que en nuestros medios. No hacemos sensacionalismo ni somos parte de "operaciones de prensa". Intentamos ser rigurosos y apoyarnos en información de interés local.

No soy amigo del silencio, Dr. Molinas. El silencio no fue salud para los argentinos.


Comentarios