OPINIÓN

Tiempos de blues

Resulta que los empresarios exitosos de ayer están presos hoy y los presos de ayer, hoy están libres. Como si hubiera distintas lecturas posibles a las mismas reglas del juego, que no es otra cosa que la mismísima LEY.
jueves, 21 de abril de 2016 · 17:12

Con gran parte del litoral bajo el agua, el gobierno nacional evalúa declarar zonas de catástrofe para asistir directamente a quienes lo necesitan. Ver subir el agua y no poder hacer nada por detenerla es una sensación imposible de describir. Solo aquellos que alguna vez lo vivimos sabemos qué se siente, cuanta impotencia genera y cuando sufrimiento. Me tocó vivir varias veces la crecida del río Uruguay sobre mi querida Concordia y cuando sube, el agua arrasa. Y se lleva mucho más que cosas materiales. Sea como consecuencia de la deforestación, el cambio climático, la falta de obras o todo eso junto, los estados municipales, provinciales y nacional tienen que tomar cartas en el asunto. La situación es gravísima para miles de argentinos y no está teniendo el reflejo mediático que debiera, para que todos tomemos real dimensión de sus necesidades y consecuencias. En esto, de todos modos, no parece haber grieta, tal vez insensibilidad o negligencia. Nadie diría, no hay que ayudar . 

Los medios nacionales están más distraídos en temas de la coyuntura política, sin evaluar la creciente posibilidad que la gente se canse de su tratamiento. Semanas atrás escribí sobre un concepto en el que había venido pensando: "la falla que reemplazó a la grieta". Su publicación tuvo muchas lecturas, sin embargo todos sabían a qué me estaba refiriendo. Algunos a favor, otros en contra, todos sabían (todos saben en realidad), que aquella grieta de Lanata no sólo no se saldó, si no que parece profundizarse. ¿Es que estamos condenados a este maniqueo por mucho tiempo más? ¿Es que no podemos avanzar sobre pasos firmes sin tener que hacer una revisión permanente de la historia reciente? 

Resulta que los empresarios exitosos de ayer están presos hoy y los presos de ayer, hoy están libres. Como si hubiera distintas lecturas posibles a las mismas reglas del juego, que no es otra cosa que la mismísima  LEY.

Estamos a meses de celebrar 200 años de independencia. En el 1800 se llegó a derramar sangre entre hermanos para lograrla. Y desde entonces parecemos empecinados en abrir y reabrir nuevas disputas.  Unitarios  o Federales, Azules o Colorados, parecemos disfrutar del permanente "rock and roll" que provocan estos enfrentamientos. 

Germán "el Mono" Burgos, fue un pintoresco arquero que defendió el arco de Ferro, River,  Atletico de Madrid y hasta  la mismísima  Selección Argentina. Actualmente secunda al Cholo Simeone  en la dirección técnica del equipo madrileño. Alternaba grandes atajadas con goles "tontos”. El más "humillante” de ellos fue  sin dudas el que le propinó Jose Chilavert  de tiro libre,  porque quizás sea el gol más anunciado de la historia, en las declaraciones previas del paraguayo goleador. No obstante, yo elijo destacar  un gol que  sufrió ante Independiente defendiendo el arco de Ferro. Mansamente entre sus piernas se escurrió la pelota  permitiendo un gol insólito. Lejos de  "arrugar” y fiel a su estilo metalero, el Mono declaró "hay tiempos para blues y otros para Rock and Roll, este es para un blues”.

Después de una semana repleta de imágenes en contraposiciones permanente, deseo  más días de blues. ¿Me estaré poniendo viejo?

Buena semana.

Comentarios