Editorial

La Argentina es Prat Gay

domingo, 24 de abril de 2016 · 11:11

O Alfonso, como le dicen amigablemente sus compañeros del gabinete nacional por estos días.

Es que Alfonso es el muchachito de la película ahora que el mundo financiero se pelea por prestarle plata a nuestro país. Fue por algo más de 10mil millones de dólares y le ofrecieron 60 mil. Finalmente se tomaron unos 15mil millones a una tasa del 7.2%. "No tenemos por qué pagar una tasa más alta que los países vecinos, salvo por la historia que hizo el gobierno anterior, mostrando el desacato y el incumplimiento de las deudas. Mientras cumplamos las promesas creemos que esa tasa va a ir bajando”, sostiene eufórico el ministro. También destaca que los países que resolvieron volver a confiar en la Argentina son "de economías centrales. Dos tercios de los Estados Unidos y el resto se divide entre Europa y Asia, hasta hace poco solo nos prestaba Venezuela...".

Algunas reflexiones sobre Prat Gay.

El actual Ministro de Hacienda y Finanzas de la Nación salió del primer gabinete de Néstor Kirchner enfrentado con Roberto Lavagna.

Hace exactamente un año caminaba las calles de la Ciudad de Buenos Aires impulsando a su candidato a jefe de gobierno, "el mejor para conducir esta Ciudad es Sergio Abrevaya, nadie la conoce como él". Lo cierto es que el pobre Abrevaya no pasó las PASO y su candidatura nunca estuvo ni cerca del duelo final entre Rodríguez Larreta (PRO oficialista) y Martín Lousteau (ayer opositor y actual embajador en los Estados Unidos).

Volviendo a Prat Gay, no es un secreto que no comulga con el resto de los economistas del gabinete. Si bien es más afín a Rogelio Frigerio, está muy lejos de Melconian y algo distante del resto (Sturzenegger, Cabrera y Aranguren). En el gabinete económico de Macri son como un seleccionado de fútbol de figuras en sus clubes. El tema es que jueguen bien en equipo y eso a veces no pasa, y se desmienten aumentos que otros confirman o se anuncian medidas que otros desconocen o niegan.

En el medio de tanto ruido, y como si fuera Messi, Alfonso arrancó en tres cuartos, eludió a seis rivales, desparramó al arquero y convirtió. Y después le dedicó el gol a su ex equipo y al técnico que no lo tuvo en cuenta. "A la Argentina", en un impulso de creatividad, talento, suerte o destreza (o todo eso junto) Alfonso se puso la 10 y dio vuelta el resultado. Hoy festeja su momento. Ojalá festejemos todos.

Buena semana.

Comentarios