Viernes 17 de Agosto   04:58 hs

22°
Actual
18° Min 21° Máx
Ricardo Varela
Editorial

¿Dónde nos lleva el “gradualismo”?

Así las cosas hay algunas certezas y varias preguntas.

Se trata de una construcción forzada del concepto gradual. “Que va de grado en grado” dice el diccionario, y supone que se “ir” debiera llevarnos a algún lado. Lo cierto es que ese destino es, por ahora, desconocido.

Esta semana volvimos al FMI.

De repente una sigla que parecía olvidada fue una suerte de salvavidas o blindaje reloaded para el gobierno de Macri. El Fondo goza de mala imagen entre los argentinos, los de uno y otro lado de la grieta...

Sin embargo, la escalada del dólar y la infructuosa venta de reservas para mantenerlo le abrieron la puerta a su salvataje.

Desde el gobierno y aliados no ayudaron a explicar la decisión. Algunos entraron en contradicción y otros aprovecharon para volver a carga con deudas pendientes como la diputada Carrió: “estoy harta de Durán Barba. A mí esta adrenalina me encanta, la adrenalina de poder sostener y acompañar en momentos de crisis. Yo sirvo para esto, no sirvo para la victoria, sirvo para los momentos difíciles. Pero ¿saben qué? "Mátenlo a Durán Barba, tienen mi aval", le dijo a TN en vivo desde el living de su casa. ¿Temeraria? ¿Sarcástica? Cada uno decide, aunque todos debiéramos coincidir en que fue inoportuna.

Un poco menos viscerales, desde economía intentaban explicar que los inversores habían tomado mal la actitud de la oposición en relación al freno tarifario:“...nos habían apoyado en leyes importantes, viajaron con el Presidente al exterior, estaban comprometidos con el cambio, y de repente apareció este tema”, dijo Dujovne, un ministro que se desmiente como periodista (o a la inversa) como ilustran las imágenes. “Fuimos al Fondo porque estamos con una economía sólida y es mejor negociar cuando estamos creciendo y con USD 55.000 millones de reservas", terminó.

Otro capítulo de la saga de enredos lo protagonizó el también ministro Luis Caputo: “...conseguimos respaldo financiero hasta el último día de la gestión de Macri. Este acuerdo nos garantiza el gradualismo y que no corran peligro los planes sociales ni la asignación por hijo”. 

El gobierno, que cree como nadie en las redes sociales y las encuestas, sabe que el FMI genera desconfianza y advierte crisis en más del 70% de los argentinos, y trata borrar la imagen de cuco que tiene el organismo. "No es el mismo Fondo de antes...”, “los males de la Argentina los provocaron las malas políticas que implementamos en los últimos 70 años”, “la historia no tiene porqué repetirse”.

En el medio de tanta declaración diputados votó frenar el ajuste de tarifas. El mismo que según el Ministerio de Economía había desatado la corrida y la desconfianza de “los inversores”. Se espera que el proyecto: a) naufrague en el Senado, b) sea vetado por el presidente Macri.

Así las cosas hay algunas certezas y varias preguntas.

Es certeza la endebles de la política económica de la Argentina. También que alguno de los voceros del gobierno no hablan entre sí y que seguir endeudándose no genera confianza ni en “los inversores”, ni en los ciudadanos de a pie.

Entre las dudas está saber qué piensa el gobierno para el 11 de diciembre de 2019, pero se destaca el título del editorial. Si el endeudamiento es el precio a pagar para mantener el gradualismo, ¿dónde nos lleva el gradualismo, ¿cuándo termina?, ¿con qué termina? ¿No sería sano que eso también se difundiera?

Tal vez, si se ponen de acuerdo Carrió y Durán Barba...

Buena semana.

Comentarios