Sociedad

Mosquitos: una plaga que aumenta en verano

Los lugares al aire libre, el pasto, el agua estancada y las altas temperaturas, son factores propicios para la reproducción del insecto. Para evitar los riesgos, las personas pueden implementar una serie de medidas cotidianas que van desde el interior de su casa hasta su parque.
viernes, 16 de enero de 2015 · 15:45

Con la llegada del verano, las personas deben adaptarse a las altas temperaturas y, con ellas, a la presencia de los mosquitos que tienen mayor presencia durante esta época del año de manera que pueden ser una gran molestia para la gente. En esta época hay un mayor número de componentes que permiten la reproducción de los insectos y las personas deben aumentar las precauciones con el fin de evitar las picaduras.

En Canning, la presencia de los insectos es mucho más amplia que en otros lugares del país. En la zona residencial, predomina el contacto con la naturaleza, las especies arbóreas además de que hay espacios con agua que son lugares de recreación como pueden ser los diques o los lagos. Todas estas cuestiones conforman un hábitat propicio para que se asienten las moscas y mosquitos.

A pesar de las grandes dimensiones del problema, existen algunas medidas de prevención domésticas. Principalmente, los especialistas recomiendan evitar que haya agua estancada y, en el caso de que esto sea inevitable, realizar una continúa limpieza de la misma. No se trata de evitar el contacto con el agua sino de estar atento a los procedimientos requeridos.

Las fases juveniles de los mosquitos picadores se encuentran en agua estancada y no necesitan mucho espacio. Los lugares donde se reproducen pueden ser cubos, latas, fosas sépticas mal tapadas, fuentes y piletas. Estas últimas, implican un mayor riesgo fuera de la temporada vacacional ya que en ese momento, la gente suele dejar de limpiarlas de manera que se genera un lugar propicio para la reproducción del insecto.

Los expertos en la materia aconsejan que las personas traten de no tener recipientes con agua en sus casas o, en las situaciones inevitables, cambiar el agua cada quince días. Si no es posible evitar el vaciado o la protección, como es el caso de estanques o piletas, se puede controlar su cría utilizando métodos de cloración del agua o la introducción de peces que se alimenten de las larvas.

También, recomiendan distintos métodos de prevención dentro del hogar. En primer lugar, poner telas mosquiteras en ventanas y puertas para evitar que los insectos ingresen en la vivienda. También, es importante apagar la luz ya que los mosquitos acuden hacia el reflejo luminoso.

En el exterior, es aconsejable mantenerse alejados de aquellos espacios en los que hay agua estancada sin tratar, es decir, sin cloro ya que allí es donde se reproduce el mosquito y donde suelen asentarse.

Otro consejo es usar ropa que cubra la piel, como remeras y pantalones largos, sobre todo en la tarde. A ello se suma la utilización de repelentes, que suelen ser muy efectivos, siempre que se tenga la precaución de observar el prospecto y asegurar que estén registrados para el uso doméstico.

En el caso de utilizar aerosoles contra los mosquitos, es importante abrir las ventanas o que sea en una habitación abierta. Deben estar registrados para uso doméstico. Los difusores eléctricos antimosquitos para el interior de las habitaciones, también deben usarse siempre con las ventanas abiertas.

Comentarios