Canning

Nuevas tendencias gastronómicas en la zona apuntan a la salud

En Canning funcionan comercios que se la juegan por el diseño, la tendencia, y por satisfacer los nuevos gustos que marcan tendencia. Mariela de una casa de pan cuenta su experiencia.
jueves, 25 de agosto de 2016 · 11:38
En Canning lo que la gente busca es la variedad. Descubrir nuevos horizontes visto desde el consumo, en este caso el gastronómico, que pone en oferta una experiencia distinta cada día, en esta ocasión, en cada mañana. 
Lejos de la típica medialuna o tostada con manteca, hoy lo que se impone es, en un comercio particular como la Casa de Pan de Plaza Canning, las variedades de budines y panes integrales, sin conservantes, para un desayuno rico, completo y saludable. "Por ejemplo, el budín de zanahoria y nuez es un boom, es el que más se vende”, cuenta Mariela, de Hausbrot. 
El café a la mañana o en últimas horas de la tarde es una tradición en Canning. Uno de los rubros que más sostiene el crecimiento de consumo es ese precisamente y en este caso, frente a la oferta de un estilo completamente distinto en lo culinario, también hubo sorpresas.  "Teníamos cuatro mesas cuando empezamos y la idea era más panadería, pero nos dimos cuenta que la gente quería sentarse a comer y tomar acá las tostadas o muffins, entonces fuimos agregando más mesitas”, contó en tono de realización, aunque reconoció que "quedó un poco chico para la demanda que hay acá”. De todas formas, el concepto inicial era el de la panadería por lo que también se sostiene el negocio con compras al paso, o mismo con pedidos de oficinas y consultorios del complejo Plaza Canning. 
El estilo de Casa de Pan baja desde CABA y la zona norte del GBA para imponerse como tendencia de comida integral, por ejemplo, en el "pan de cuatro cereales” que tiene esa variedad de harinas también y cien por ciento natural, sin materia grasa. Los panes hechos con harina 100% integral son ricas en carbohidratos, proteínas y vitaminas B, además de minerales importantes como el hierro y el calcio. 
Mariela y Pablo eligieron encarar un negocio en este rubro y explicaron por qué: "Va un poco con nuestro estilo de vida. Nosotros tratamos de comer todo más saludable, más natural”. Es una tendencia de la buena alimentación que crece y sumaron varios aspectos positivos en la descripción como por ejemplo n darles a los chicos conservantes ni cosas que tengan aditivos artificiales. "Al momento de poner un negocio quisimos esta vez poner algo con lo que nos sintamos identificados”, sonrió Mariela.  

Comentarios