Canning

Un vecino de Canning se metió en la polémica por el Puerto de Buenos Aires

Gabriel Ruocco maneja dos importantes depósitos de contenedores. Criticó al Gobierno ante la denuncia que los acusa de querer “atornillar” a los directivos del puerto a través de un decreto. “Solo piensan en los negocios inmobiliarios”, sostuvo.
jueves, 07 de noviembre de 2019 · 18:15

El vecino de Canning y empresario pyme de la actividad portuaria Gabriel Ruocco fue protagonista de una de las noticias de la semana. Se sumó a la denuncia contra las autoridades de la Administración General de Puertos (AGP) que dependen del Gobierno Nacional y que, en el tramo final de su mandato, buscan crear un nuevo organismo para regular los puertos y “autonombrarse en el directorio”. Ruocco habló en C5N y cuestionó en duros términos las políticas del oficialismo para su sector.

En diálogo con El Diario Sur, Ruocco calificó como “imprudente e ignorante” la tentativa del Gobierno de levantar la intervención sobre la AGP –que desde hace 30 años es controlada por el Ejecutivo. El objetivo sería establecer un nuevo directorio en el que quedarían fijos los funcionarios actuales. Otra de las denuncias es que el Gobierno podría pasar el Puerto de Buenos Aires –el único de dominio federal- desde la esfera del Gobierno Nacional al de la Ciudad de Buenos Aires.

De 56 años, Ruocco es vecino del country Campos de Echeverría. Juega al básquet en el equipo de mayores del barrio y también participa en el Movimiento Interreligioso de la Fundación Democracia.

Su empresa se llama “Terminal 7 S.A.”. Es un depósito de contenedores vacíos que funciona como el primer paso de la cadena logística para los exportadores y el último para los importadores. “El contenedor es un medio de transporte, pertenece a las líneas marítimas. Nosotros los tenemos un período y los acondicionamos”, comenta Ruocco, que tiene una planta en el barrio porteño de Barracas y otra en el Mercado Central de Buenos Aires.

“El Gobierno no tiene óptica portuaria. El puerto de Buenos Aires es un eje fundamental para desarrollar el comercio exterior. La lógica de ellos ha sido siempre para los negocios inmobiliarios, pensando en embellecer la zona. Esto tiene que ser un tema estratégico, no un negocio”, señaló Ruocco. Y advirtió “los riesgos” de que la concesión del puerto sea licitada a favor de un solo operador, como intenta el Gobierno. “En ningún país de la región se hace de esa manera”, dijo.

Otra de las críticas del empresario apuntó a la posibilidad del traspaso del puerto a la Ciudad. “Acá hay que pensar que el puerto existe desde antes que existiera el país, es algo fundamental y por algo se decidió que fuera federal, porque es estratégico. Si hicieran el traspaso habría mucha conflictividad con los trabajadores que vienen perdiendo demasiado. Lo que no hicieron en cuatro años no lo pueden hacer en 10 minutos”.

También dio su mirada sobre cuál debería ser la política portuaria del próximo gobierno. “Habría que integrar todos los puertos, con una política empujada a nivel nacional. Tenemos que sumar más terminales fluviales de contenedores para que las zonas núcleo se puedan ampliar, sino todo pasa por Buenos Aires”, manifestó. “Necesitamos infraestructura para poder operar y para eso hacen falta inversiones”, agregó.

 

Comentarios