Canning

Los problemas en Canning por el “cierre de fronteras” de Ezeiza

Los vecinos tienen que superar controles policiales para hacer compras en comercios de cercanía. El drama de las farmacias. Las críticas de Berni.
martes, 24 de marzo de 2020 · 11:39

La drástica decisión del Municipio de Ezeiza de cerrar parte de sus límites y establecer controles policiales en los pocos accesos permitidos derivó en una situación incómoda para muchos vecinos de Canning.

La localidad, dividida entre Ezeiza y Esteban Echeverría por la ruta 58, quedó ahora partida en dos, como la Berlín de la Guerra Fría repartida entre capitalistas y comunistas. Eso genera que quienes viven del lado de Echeverría tienen que atravesar un control policial, acreditar su identidad y dar a conocer los motivos de su traslado para hacer una compra en un comercio de cercanía.

Uno de los principales desequilibrios que dejó la medida del intendente Alejandro Granados está en las farmacias. En Canning hay cuatro, pero tres están del lado de Ezeiza y solo una del lado de Echeverría, que es donde vive la mayor parte de la población. Así, las largas colas se transformaron en una postal de estos días.

El “cierre” de Ezeiza se hizo visible el sábado, cuando el Municipio decidió instalar vallas y montículos de tosca en las calles de Canning y solo habilitar el paso por la rotonda de las rutas 58 y 205, donde se encuentra el supermercado Coto.

En la región, varios municipios comenzaron a hacer controles en sus ingresos. San Vicente también tapó con tierra algunas calles alternativas y solo permite ingresar a vecinos del distrito y a personas exceptuadas. Lomas de Zamora y Almirante Brown hicieron anuncios de cierre, pero los controles son más laxos. Ayer, sobre la avenida Juan XXIII se veía a policías haciendo controles de temperatura sin llevar barbijo. Esteban Echeverría es el único distrito de la región que mantiene sus límites sin cierre.

El ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, criticó a los intendentes que no permiten el paso en sus distritos en declaraciones con Radio La Red: “"Cuestiono todo lo que no sea ordenado o sugerido dentro del Gobierno nacional. Cerrar las entradas puede ser contraproducente. Si el intendente tiene el sustento científico de que al poner un montículo de tierra vamos a disminuir la ciruclacion viral, ponemos cien. Pero no hagamos cosas que están libres a la interpretación de cada uno", reclamó.

Y agregó: “Hay que entender que todas las decisiones necesitan de un razonamiento epidemiológico. Esto no se trata de tirar tierra donde a cada uno se le ocurra. Hay que estudiar”.

Comentarios