SENIORS ADCC

Lagos de Canning sigue al acecho

En un partido intenso, venció por la mínima diferencia a Mirasoles, y se mantiene como escolta, esperando que San Eliseo pierda algún punto. Ambos se cruzan en la anteúltima fecha.
domingo, 25 de octubre de 2015 · 09:40

La versión doméstica del ‘Clásico de Avellaneda’ no se pareció a la real; al menos no a la última edición. Esta vez, la Academia se impuso con justicia por uno a cero, y el resultado estuvo abierto hasta el último minuto. Claro; la Academia no era Racing, sino Lagos de Canning, equipo que marcha segundo en el campeonato de Seniors dominado por San Eliseo, y el único junto a los ‘all blacks’ que alcanzó esta décima fecha sin perder nunca.

El equipo de la camiseta roja era Mirasoles, un team aguerrido, que alternó buenas y malas durante este torneo y aunque hace mucho ya que se despidió de la copa, todavía le restan partidos importante en los que su rendimiento puede ser definitorio.

"Juéguenle así a San Eliseo….”, era el comentario que más se escuchaba en el banco de suplentes local tras la victoria. Es que Lagos en ningún momento pudo relajarse ni imponer su juego de toques cortos y buen manejo de los espacios. Tras de que Mauricio Ferraris capitalizara un rebote para abrir el marcador, cerca de los ’25 del primer tiempo, nunca más pudo bajar la marcha. En frente, un rival motivadísimo, que le cortó los circuitos de juego. Sobre todo en el segundo tiempo, cuando el viento dejó de jugar a favor del local.

Los dos hombres de punta de Mirasoles, Fabian Fontana yDiego Giorgi, fueron un dolor de cabeza constante para los centrales Alejandro Guerren y Diego Nuño. A los ’15 de iniciado el complemento, Fontana le ganó la espalda al lateral Sergio Aguilar – una constante que se repetiría toda la tarde – y fue derribado cuando se preparaba para tirar el centro, en una acción que debió haber sido sancionada con tarjeta. De ese tiro libre nació la chance más clara de Mirasoles, cuando el capitán Claudio Vaca cabeceó por detrás de la salida del arquero, y la pelota se fue apenas desviada, besando el segundo palo.

Fueron los minutos más difíciles para Lagos de Canning; que se mostraba anémico en la ofensiva y si bien Diego Nuño se hacía figura manteniendo ordenada a la defensa, el visitante cada vez iba por más.

Con el correr de los minutos, y conforme Mirasoles se fue quedando sin piernas, Lagos recuperó su mejor versión. Las subidas por izquierda de Sergio Aguilar se volvieron determinantes, para sumarse al circuito creativo junto con Carlos Bohnhoff, Ferraris y Rodrigo Petillo. Tocando corto y demostrando precisión en espacios reducidos, volvió a hacerse dueño de los tiempos del partido y supo usar a su favor el ímpetu del local.

A los ’25 tuvo una chance clara Bohnhoff, encontrándose solo por detrás de toda la defensa, con tiempo para definir ante la salida de Walter Moresino, que respondió mejor de lo que el delantero definió, evitando el dos a cero.

Apenas minutos después, el mismo Bohnhoff fue víctima de un clarísimo penal a favor de Lagos de Canning, que el árbitro no sancionó.Después de esa jugada, el partido se ensució. Mirasoles, sumado al cansancio de haber jugado ’70 minutos a la máxima intensidad, empezó a replegarse cuando Lagos volvió a llegarle. El local entretanto, fue cayendo víctima de su frustración al no poder liquidar el partido. Inclusive el árbitro, quizás consciente de su error, bajó su rendimiento. Unos minutos después de no sancionar el penal a Bohnhoff, compensó no cobrando una infracción a Claudio Vaca, que fue derribado sin pelota en el área rival. También era penal.

Tuvo varias chances Lagos de Canning de poner el dos a cero y relajarse. Probó desde afuera Sergio Aguilar, obligando a que Moresino – de muy buena actuación- vuelva a lucirse. Tuvo una oportunidad inmejorable Marcelo Rodríguez, que cabeceó ante el arco vacío, pero su testazo se fue desviado. También Ferraris volvió a exigir desde afuera, aún con el viento en contra. Por falta de suerte, de fineza, sumado al excelente trabajo del arquero Moresino y de la defensa comandada por Claudio Vaca, el local debió sufrir hasta el último minuto.

Segundos antes del pitazo final, el arquero local Osvaldo Sali debió hacerse héroe saliendo casi hasta la medialuna del área para apresar una pelota que había superado a la defensa local, y que Fabian Fontana tenía lista para transformar en gol, y prácticamente matar las ilusiones de Lagos en Clausura.

Cuando el primero en la carrera no pierde nunca, para el que corre de atrás, partidos como este pueden significar quedarse afuera. Lagos de Canning sorteó con altura una parada dificilísima, y empieza a invertir los roles. Ya no quieren ser ellos los que sientan la presión de ganar cada vez que San Eliseo gana; sino que ahora sea San Eliseo el que salga a jugar cada partido, con Lagos respirándole en la nuca.

Comentarios