SENIORS ADCC

¡Campeonazo!

San Eliseo se coronó campeón en la anteúltimafecha, ganándole un partidazo a su único escolta, Lagos de Canning. Los All Blacks sufrieron más de lo esperado en la recta final, pero se quedaron con un Clausura que fue innegablemente suyo.
viernes, 11 de diciembre de 2015 · 11:45

El empate en uno ante La Magdalena la fecha pasada pareció, quizás, empolvar un poco la campaña del Campeón. De alguna manera, rompió la ilusión del equipo perfecto.

Tras haber ganado trece de trece, con varias goleadas incluidas, todo el mundo esperaba un ‘cierre de campaña’ limpio, aséptico, frente a un rival neutral y –al menos en los papeles-, futbolísticamente inferior.

El acto de rebeldía de La Magdalena le puso un poquito de picante a un torneo con un ganador cantado, y la fortuna hizo que en la anteúltima instancia se cruzasen los dos mejores equipos del torneo para darle forma de final a esta fecha catorce. San Eliseo y Lagos fueron los responsables de que esa final fuese un espectáculo digno de aquello que estaba en juego.

La visita sabía que iba a San Vicente con una única opción: ganar. Sabían también que inclusive con un triunfo, todavía dependían del resultado de San Eliseo en la última fecha frente a Mirasoles, máxime su propia obligación de ganar. Pero el tropezón de la semana pasada había abierto una brecha tentadora, la posibilidad de robarse aquel título que el local ya consideraba suyo, pero que ellos habían perseguido como una obsesión. Y a las puertas de conseguirlo, Lagos no se guardó nada.

Ni siquiera el gol temprano de Alejandro Samames consiguió mermar el espíritu de la versión local de La Academia. Es que el uno a cero conseguido casi desde el vestuario no alcanzó para que San Eliseo supere aquel mismo pánico escénico, ese síndrome de piernas congeladas que ya frente a La Magdalena le había impedido imponer su juego.

Haciéndose eco de las imprecisiones que afectaban a su rival, Lagos empezó a animarse, a ver como cierta la posibilidad de llevarse los tres puntos que había ido a buscar. Si bien en la cancha se respiraba una intensidad acorde al marco, a los dos equipos les había costado trasladarlo al juego.

San Eliseo, obligado por su orgullo más que por la necesidad, asumió el papel protagónico, aunque con poca eficacia. Y entre las grietas que dejaba, la Academia empezó a crecer.

Faltando cinco minutos para que termine la primera mitad,Andrés Gaitan despejó un centro con la mano y el árbitro no dudó en sancionarpenal para la visita, que Gabriel Sacaba cambió por gol.

Irse al descanso en igualdad dejaba el campeonato abierto. Si bien con el empate aún era campeón San Eliseo, no había conseguido arrollar a su rival en los primeros cuarenta y cinco; ahora, Lagos había conseguido el empate e iba por todo.

Y lo consiguió, en los peores diez minutos que haya tenido San Eliseo en todo el 2015. Apenas iban dos minutos cuando Diego Nuño se encontró con un despeje, a espaldas de toda la defensa local y con camino libre para enfrentar al arquero Juan Cruz Erregue, que salió desesperado a robarle la pelota fuera del área, llevándose la humanidad entera de Nuño por el camino.

Roja directa para Erregue, el volante Fernando Tortello se calza los guantes y San Eliseo queda con diez.

Seis minutos después de la expulsión del arquero Erregue, Sacaba encontró un rebote tras un córner y no dudo en reventarla contra el arco que ahora defendía Tortello, quien poco pudo hacer para detener el remate.Segundo en la cuenta personal para Sacaba, dos a uno para Lagos, y la sorpresa total.

Dos vecinos del country Mirasoles, que estaban de espectadores neutrales del partido, ya se relamían con la posibilidad de que San Eliseo tenga que definir en la última fecha frente a ellos. Todo el banco de Lagos se esperanzó tras el remate de Sacaba; quizás el golpe psicológico de la derrota los hiciese perder puntos en la quince, quizás el envión les dé a ellos el título.

En el momento más oscuro, sin embargo, apareció Orlando Romero para ponerse el equipo al hombro y encarar la remontada que le dio esa dosis de épica al título del Clausura.

Apenas un minuto después del gol de Sacaba, Orlando reventó un tiro al travesaño, advirtiendo que no estaban rendidos. 

A los 17’, él mismo forjó la jugada del empate, con un gol digno de la situación. Gaitán recibió en mitad de cancha, descargó con Orlando quien de taco le devolvió la pared para luego picar hacia adelante. Gaitán lo buscó nuevamente, y con la pelota en los pies elude a tres jugadores para quedar solo frente al portero Sali, al que quiso superar con un autopase que se fue un tanto largo. Sin embargo, ahí aparecería - con su oportunismo y olfato de siempre-, Javier Pereyra, para convertir el tanto y desatar el festejo en todo el banco de San Eliseo.

Como para revalidar el empate conseguido apenas un minuto atrás, Gaitán conectó un excelente centro desde la derecha enviado por Claudio "el Turco” Ismail, y cabeceó abajo con violencia, inatajable para Sali.Victoria 3-2, partido y campeonato terminado.

El final fue casi anecdótico. Quedaban veinte minutos en los que San Eliseo convirtió el cuarto, frente a un rival entregado en ataque; quedó también el descuento de Gabriel Fecit para Lagos de Canning. También, la expulsión de Ismail para San Eliseo –por doble amarilla, en un partido que ya se venía jugando al límite-; y de Cogorno, Felizole y Usue en Lagos de Canning,dos de ellos por protestarle al árbitro el resultado de un partido en el que habían tenido un hombre de más durante casi todo el desarrollo, y un penal a favor.

Independientemente de los gritos finales que derivaron en expusiones, Lagos fue más que un digno rival, y verdaderamente puso contra las cuerdas a San Eliseo, que necesito de esa levantada épica de la mitad del segundo tiempo, encabezada por Orlando, y que le permitió volver a poner las cosas en su lugar. Y también, agregarle una dosis de misterio, de lucha, al segundo título que conquistan los de San Vicente en este 2015. No solamente ganó el mejor, sino que también ganó el espectáculo. El campeón debe ganarle a los mejores, y San Eliseo lo demostró ganándole a Lagos.

No hubiese sido lo mismo si se hubiese coronado sin ganar este partido. 

Comentarios