COUNTRIES

Poco fútbol, muchos nervios y una sorpresa en Juniors

Malibú cayó por 2-1 frente a Campos de Echeverría en su cancha, en un encuentro durísimo que contó con algunas emociones fuertes y un sentimiento de revancha para la visita.
lunes, 16 de mayo de 2016 · 10:58

En la mañana lluviosa del domingo Malibú recibió en su casa a Campos de Echeverría, por la novena fecha del Apertura 2016. Los locales necesitaban ganar para no perderle pisada al puntero, Saint Thomas, mientras que la visita –que venía de dar la sorpresa derrotando a Fincas de San Vicente-, buscaba seguir sumando para prenderse en la lucha. Todo estaba servido para ver un partido abierto, con muchas ocasiones de gol y juego ofensivo por parte de ambos equipos, pero la llovizna alteraría el curso de las cosas.

Durante la primera mitad primaron las imprecisiones por parte de ambos lados, que no podían hacerse de la tenencia debido a lo resbaloso que estaba el campo de juego. Pelotazos largos desde mitad de cancha buscando desatenciones en el fondo, o la personal de algún delantero, parecía ser la estrategia de los dos teams, para hacerle frente al césped mojado.

Malibú no encontraba las formas de generar peligro. Ariel Arias, Mariano Audisio y Javier Audubert no lograban asociarse, ni mucho menos habilitar a Pablo Beltrán y Oscar Roco, que constantemente buscaban vulnerar la última línea rival con movimientos en diagonal hacia afuera, pero sin poder recibir la pelota. Campos, en cambio, parecía estar en su juego. A partir de los envíos largos de Darío De Jesús y Juan Cruz Reus a las espaldas de los laterales, buscando a Juan Carlos Padra y Luciano Bruno, hacían temblar al fondo de los de casa. Padra fue el encargado de aprovechar su chance y decretar el 1-0 a favor de la visita cuando mediaba la primera parte, con una buena definición en la que Raúl Aquino nada tuvo para hacer.

A partir de ese momento, el clima del partido comenzó a hacerse más tenso: aparecieron las primeras patadas, la pierna fuerte y los cruces peligrosos, un poco por culpa de la lluvia y otro por la rivalidad que existe entre ambos (Malibú le arrebató el campeonato a Campos en 2015 tras derrotarlo en casa).

Ya finalizado el primer tiempo, y comenzando el segundo, la visita decidió retrasar sus líneas y continuar con la estrategia de los 45’ iniciales para ampliar su ventaja. Los locales sabían que no podían perder puntos en casa si su intención era acercarse a Saint Thomas Sur, por lo que fueron con todo por el empate.

La primera ocasión la tuvo Campos con De Jesus, que remató antes de entrar al área y la pelota pasó cerca del segundo palo. Malibú lo tuvo dos veces antes de llegar al 1-1: dos tiros libres ejecutados por Arias, uno desde cada banda, que increíblemente dieron en el segundo palo, salvando a Juan Falvo.

Cuando los locales parecían venirse con todo y metían a su rival en su propio arco, el encuentro se picó definitivamente y empañó el buen partido que se estaba llevando a cabo. Primero fue De Jesus -que hasta ese entonces era protagonista por su juego-, que barrió muy fuerte abajo a Cristian Bertran, quien debió abandonar el campo con su tobillo izquierdo hinchado. Eugenio Valcarce, en Malibú, tuvo algunos cruces al límite en los que fue al suelo frente a Pablo Cella, aunque sin consecuencias graves.

Entre medio de todas las escaramuzas, apareció Fermín Bulacio para devolverle un poco de fútbol a la mañana del domingo. Tras recibir un lateral desde la derecha, controló de aire entrando al área, giró sobre sí mismo y metió una volea tremenda que se clavó en el primer palo de Falvo, que nada pudo hacer para evitarlo. Golazo para Malibú, 1-1 parcial y de vuelta en la pelea.

Sin embargo, cuando los entredichos parecían haber quedado atrás, una nueva polémica caldeó los ánimos. Martín Chavez comenzó a discutir con Bulacio, quien reclamaba un codazo por parte de uno de sus compañeros, lo que le valió la amarilla al defensor visitante.

Para colmo, tras ese cruce verbal, Campos de Echeverría convirtió el 2-1, en un blooper protagonizado por Valcarce y Aquino. Padra envió un centro al área chica que el arquero despejó con los puños, la pelota dio en su compañero y sin que nadie llegue a despejarla, entró por el medio del arco. El gol fue desencadenante de la expulsión de Chavez, ya que en el festejo encaró a Bulacio (según el defensor para pedir disculpas por el cortocircuito anterior), el árbitro lo consideró como una provocación y le mostró la segunda amarilla.

Desde el banco de Campos comenzaron a llover los insultos hacia el juez por la decisión tomada, y éste obligó al DT visitante a abandonar la cancha, amenazando con no continuar el encuentro si no se cumplía su petición.

Luego de eso Malibú tuvo la última chance del encuentro, que de no ser por Falvo hubiese significado el empate. Roco capturó un mal rechace de la defensa rival en la medialuna del área, probó de zurda al primer palo exigiendo la respuesta del uno, y en el rebote intentó nuevamente de derecha, pero la pelota se fue rozando el segundo poste.

El encuentro llegó a su fin, Campos de Echeverría logró sacarse la espina de derrotar a Malibú tras perder el campeonato en sus manos, y además comienza a acecharlo en la tabla de posiciones. Las caras largas en los de casa eran inevitables, aunque todavía tienen la esperanza de alcanzar a Saint Thomas en el partido pendiente por la tercera fecha del Apertura 2016.

Comentarios