Canning

Adhesión espontánea a campaña para parar un fútbol menos violento

Esta vez los grandes se pusieron la camiseta del compromiso para dar el ejemplo de un rotundo NO a la violencia. #violenciaCEROesGANAR dice la consigna que presentaron para recorrer las canchas de Canning.
lunes, 29 de agosto de 2016 · 10:12
En el evento que juntó jugadores, delegados y entrenadores de todas las categorías de mayores de la Asociación Deportiva Country Canning fue el escenario de una espontánea adhesión a la campaña que propuso para la segunda mitad del año Diario Canning. 
#violenciaCEROesGANAR es el espíritu que busca acompañar la jornada de todos los fines de semana. El crecimiento exponencial de los torneos propone la responsabilidad de mantener una estable convivencia deportiva entre los equipos que sábado a sábado y domingo a domingo forman la familia de Canning. 
El fútbol lo es. En todos los contextos sociales el fútbol es el fenómeno de mayor adhesión y que más fácilmente tiende al orden. La necesidad intrínseca de competir obliga casi por una ley de gravedad a los equipos a acercarse y a tratar de ordenarse para que más tarde se genere el sueño de salir campeón. 
El jueves, en Tiempos de Canning, esa necesidad se vio la cara de cerca y descontextualizada de ese deseo de ganar. Conversaron dirigentes, jugadores, delegados y técnicos de todos los equipos y se contagiaron de lo mejor del fútbol que es la cercanía. Y en ese contexto no surgen las peleas o las discusiones (será porque no hay fallos arbitrales) sino que surgen las reacciones espontáneas de compromiso y convivencia. 
La Asociación cumple una sola función en este lugar, que es ser el entorno donde se encuentren. En esta ocasión la presentación de los torneos fue el motivo, y la integración que se vio el objetivo principal. 
Violencia cero es lo que todos quieren. Lo que quieren los referentes de los equipos, lo que quiere la Asociación, Diario Canning, y las familias que disfrutan del fútbol. Por eso, lejos de los fallos arbitrales (cuando más polémicos más necesarios) nacieron las ganas de sumarse a la foto que sugiere de inmediato un compromiso. 
Cada foto que se sacó, se publicó, y se publicará con el cartel que recorrerá las canchas de fútbol de Canning es una tarjeta roja menos que habrá por insultar, invitar a pelear, golpear o agredir. No hay campaña en el mundo que evite que se ponga la mano en la línea para parar la pelota cuando está a punto de entrar; que los jueces no se olviden las tarjetas.  

Comentarios