ASALTO EN LA MAGDALENA

¿Cómo lograron escapar?

Lo más difícil no es necesariamente el ingreso al country, sino la fuga. Cuál pudo haber sido el plan de los delincuentes para escapar sin ser vistos.
lunes, 18 de enero de 2016 · 09:34

Fuentes judiciales pidieron a la administración de La Magdalena el registro de las cámaras de seguridad y del personal que trabajaba en la noche del martes 5 cuando el robo se a cabo. Pero, ¿es en sí un country con seguridad La Magdalena?

El barrio está ubicado en el límite entre Esteban Echeverría y su extensión es vasta y despoblada. Apenas un puñado de casas e infraestructura le dan vida a la primera etapa que comprende no más de un cuarto de la extensión de tierras del country. A diferencia de aquellos barrios que se ven desde cualquier ruta, este no tiene todo el pasto cortado y prolijo, sino que casi tres cuartos de la superficie corresponden a un pastizal de aproximadamente un metro y medio.

Los vecinos tienen acceso directo a este pastizal de country vacío, y viceversa.

Más allá de que se haya determinado que no hubo violaciones al perímetro más cercano a la zona de casas, queda la duda de si los malvivientes pudieron ingresar por algún lugar del perímetro al que los vecinos no llegan, sea por la distancia o la dificultad de llegar, a través del pastizal. El perímetro en la zona más lejana tanto al ingreso del country como a la ruta 58 no cumple con los estándares de calidad esperados para garantizar la seguridad. Allí, donde además hay una puerta para el ingreso de camiones de tosca, el cerco está caído, roto, levantado y en muchos tramos falta hasta las tiras de alambre de púa.

El ingreso a un country puede ser burlado de varias maneras e incluso con astucia o decisión, entrar no siempre es el desafío más grande que propone la seguridad privada. En este caso en específico el ingreso a La Magdalena está prácticamente permitido a la comunidad en ciertos horarios específicos visto que el restaurante que concesiona el club house es abierto al público. Alcanza con llegar a la puerta de ingreso y decir "vengo al restaurante”.

Pero la complicación una vez que alguien cometiera cualquier ilícito dentro del country, y más llevándose cosas que fueron robadas, el gran desafío no es entrar, sino salir.

El pasto alto permite una fuga casi asegurada, corriendo inmediatamente hacia el oscuro matorral (los delincuente escaparon cerca de las 23:30) en el cual se haría difícil encontrar a cualquier persona por la extensión, en un principio. Una vez alcanzado el matorral, cualquier rincón que los delincuentes hayan elegido para entrar, puede estar allí listo para salir, y sin ser vistos en absoluto.

Comentarios