CANNING

Así vivió la familia el robo en el country de Canning: "Nos ataron con alambres las manos y los tobillos"

Las tres mujeres, que llevan poco tiempo viviendo en Finca del Alba, fueron sorprendidas por cinco delincuentes armados que las amenazaron durante más de una hora.
jueves, 05 de septiembre de 2019 · 16:54

Una familia de Canning que vive desde hace poco tiempo en el barrio privado Fincas del Alba fue víctima de un horrible episodio el último miércoles por la madrugada, cuando cinco delincuentes rompieron el alambrado perimetral y accedieron a su propiedad con intención de robarle dinero y elementos de valor. 

La odisea comenzó cerca de las dos de la mañana, cuando Andrea, propietaria de la vivienda, estaba limpiando la cocina antes de irse a dormir y fue sorprendida por los asaltantes que ingresaron desde una ventana. "Estaban todos armados. Nos llevaron a la pieza de mi hija mayor, nos ataron con alambres las manos, los tobillos y nos taparon la boca", aseguró la mujer. 

Como estaban con la cara tapada, ellas no pudieron observar ningún detalle de los agresores, que permanecieron en la vivienda durante más de una hora. "Dentro de todo, nos trataron medianamente bien. Si nos amenazaron con el arma pero no hubo ningún tipo de agresión física. Nos preguntaban por los vecinos y sus casas, pero nosotros no los conocemos porque nos mudamos hace poco" aseguró la víctima del robo. 

Andrea prestó mucha atención al dialogo que había entre los integrantes del grupo delictivo y se dio cuenta de inmediato que tenían mucha experiencia en lo que estaban haciendo. "Sabían en qué momento pasaba el carro de la seguridad y actuaban una vez que terminaba de pasar. Lo tenían claro el movimiento de la guardia. Entraron encapuchados, con armas y silenciadores. Ya venían con alambres preparados para atarnos", certificó la mujer. 

Una vez que las dejaron en libertad, procedieron a retirarse con cuatro bolsos de ropa, un televisor lcd y poca cantidad de dinero. Sin embargo, su escape no fue rápido porque intentaron ingresar en el domicilio de otro vecino, pero en este caso, las cámaras de seguridad de la misma casa los detectaron y la alarma empezó a sonar.

Efectivos pertenecientes a la comisaría 6ta de Canning llegaron al lugar de inmediato, luego de ser alertados por un llamado al 911, pero los responsables del robo ya se habían retirado. 

"Te queda el miedo, la impotencia y bronca de que te saquen todo en un segundo. Les tengo que agradecer que no nos hicieron nada. Dentro de todo la sacamos barata", concluyó Andrea, que trabaja con su familia para olvidar la mala experiencia vivida.

Comentarios