OPINIÓN

La unificación del Dolar, el fin del cepo y sus consecuencias

Por Pablo Iacub.- Macri ha prometido reiteradamente, en caso de ganar la elección, unificar el dólar y terminar con el cepo el dia que asuma el poder. ¿Es posible poner en práctica dicha medida sin generar una inflación galopante para el 2016?¿Es el remedio peor que la enfermedad?
jueves, 12 de noviembre de 2015 · 08:43

Macri ha prometido reiteradamente en notas periodísticas a los principales medios de noticias, en caso de ganar la elección, unificar el dólar y terminar con el cepo el dia que asuma el poder. Todos acordamos en que sería muy deseable que eso ocurra, de hecho yo estoy primero en la fila para esperar una medida semejante ya que mi empresa exporta una parte considerable de su facturación, pero me pregunto: ¿es posible poner en práctica dicha medida sin generar una inflación galopante para el 2016?

Supongamos que por la confianza generada por el nuevo presidente el dólar pudiera unificarse y liberarse con un valor de $14 (bajando del $16 que hoy ostenta el blue). Eso implicaría una devaluación del dólar oficial de más de un 40%, lo cual generaría una suba de precios de muchos productos de forma inmediata. ¿Por que? porque muchos de ellos o son importados o incluyen insumos importados, pero mucho más importante aún: Muchos productos de consumo interno son exportables de modo que su precio interno depende del precio que pueden obtener los productores por su exportación, por ejemplo la harina, por ejemplo la carne, y eso ya lo vivimos duramente durante este mismo gobierno en algunos de los experimentos devaluatorios que hizo.

Ahora, supongamos que se unificó el dólar, el cepo terminó, los precios aumentan. Al día siguiente los sindicatos estarán reclamando al menos un 50% de aumento en la paritaria para cubrirse del 40% de aumento de los precios. ¿Alguien duda de esto? ¿y quién los pararía? Creo que ni siquiera toda la fuerza que pueda obtenerse de un acuerdo con Moyano puede detener a los sindicatos con la costumbre y la gimnasia generada en estos años ya no de empatar con la suba de precios, sino de ganarles. Esto nos garantizará un golpe inflacionario muy importante para el 2016 que luego se realimentaría, ya que los exportadores argumentaríamos que la devaluación se licuó, lo cual por otra parte sería estrictamente cierto.

Este escenario no es ciencia ficción, muchas veces ocurrieron cosas similares en argentina, por ejemplo la ´devaluación competitiva´ que quiso implementar este mismo gobierno a fines del 2013 cuando llevó el dólar de 6 a 8. ¿Cuánto duró el efecto benéfico para los exportadores? ¿en cuanto tiempo se licuó la pretendida competitividad lograda?
No obstante la situación histórica más similar a la que podría producirse en este caso se remonta a 1975, con la asunción de Celestino Rodrigo que vino de la mano de López Rega a desmontar la política de Gelbard (por cierto muy similar a la de este gobierno). Para los que no lo saben es bueno contarles que ese episodio terminó con la primer hiperinflación de Argentina. Dos años seguidos de más de 400% de incremento de precios, detenida por la la dictadura militar vía anulación y hasta reversión de algunas paritarias.

Por último aclaro, creo que hay que salir del cepo, que tener un solo valor de dólar para todo es ampliamente deseable y que considero que llegamos esta situación por errores de estrategia económica de este gobierno, no obstante la cuestión es si la solución puede llegar con una medida de shock como algunos plantean, o no. Sin duda el tema requiere un análisis serio y no argumentaciones naive tales como que los precios que dependen de la insumos importados ya están calculados a dólar blue ya que esto no es cierto pero esencialmente no explica que ocurrirá con los precios vinculados a la exportación. Lo que pienso es que de no manejarse bien la cuestión puede ser mucho peor el remedio que la enfermedad.

 

PABLO IACUB

Comentarios