ELECCIONES 2015

Tres visiones de una realidad

Tras las elecciones nacionales, y con el primer ballotage de la historia argentina acercándose, conversamos con algunos de los desarrolladores que particparon y aún participan en el desarrollo de Canning, ciudad que consiguió en la última década su mayor crecimiento e identidad. Con tres preguntas simples y abiertas, compartimos su pensamiento.
viernes, 06 de noviembre de 2015 · 07:30

César Giuggioloni

Es la cabeza de la familia Giuggioloni, y está al frente del Grupo GIU, autodefinida empresa familiar que fue actor central del desarrollo último de la localidad. Inicialmente dedicado a la construcción de viviendas familiares, encaró en 2006 la apertura de la primera etapa de lo que hoy es el complejo Plaza Canning. En 2008 comenzó con las obras del barrio Don Joaquín, sobre la Ruta 58, ya completamente consolidado.

- ¿Cómo ve el escenario político actual?

Lo veo con sorpresa, me sorprendió el resultado en las votaciones. Algunas fueron gratas sorpresas, en el sentido de que la gente ha cortado boleta, lo que significa que ha tenido criterio para votar. Más allá de que sea acorde o no a mi pensamiento, que se corte boleta implica que la gente se tomó cierto trabajo en tomar una decisión, y en eso me alegra más allá de si se eligió conforme a mis ideas o mi orientación política.

Lo que no me resultó tan grato es que, desde mi visión de las cosas, los candidatos que han quedado no han sido los que tenían las mejores propuestas de campaña. Y eso no es lo ideal cuando hay que votar, ahora para un ballotage.

Pero creo que en adelante, esta gimnasia de cortar boleta va a ser muy interesante, sobre todo en las próximas elecciones legislativas.

- ¿Qué espera del próximo presidente?

Espero que mantenga el mismo rumbo, pero con otra claridad, o con otra honestidad. Me gustaría que sea un gobierno que sea más honesto y que entienda mejor la mecánica de una sociedad democrática.

- ¿Qué balance hace de este gobierno?

En lo personal, no me puedo quejar. No creo que en la parte económica le haya ido mal al país. Lo que veo es que no se han generado nuevas propuestas políticas, partidarias o de personas, que tengan nuevas propuestas o que propongan distintas alternativas de gobierno. Me hubiese gustado que en estos años hubiesen aparecido otro tipo de participantes en la política que atrajeran más al común de la gente, que se hubiesen formado otro tipo de referentes con mayor claridad y con una mejor comprensión de que es lo que quiere la gente.

 

 

 

 


 

 

Pablo Pérez

Pablo Pérez es el desarrollador inmobiliario detrás de La Alameda Barrio Privado & Spa, proyecto con el que incursionó en el mercado en el año 2011 y que hoy se encuentra ya en fase de comercialización de su segunda etapa, de más de 200 lotes.

- ¿Cómo ve el escenario político actual?

Es un escenario, en el que a mi modo de ver, existe voluntad de parte de la gente de cambiar de raíz todo. Si bien el modelo de país que se venía manejando tenía algunas cosas buenas, creo que los actores que interpretaban esos modelos no eran los indicados y eso no le dejaba ver a la gente lo que el modelo real contenía. Hoy la gente más que un cambio de modelo, busca un cambio de actores.

- ¿Qué espera del próximo presidente?

Lo que espero es tener una inflación estable, un tipo de cambio estable, condiciones de juego más claras que le permitan a uno planificar con ciertos elementos que permitan al menos en el mediano plazo tener certezas de cómo va a ser el día a día. Tener pronósticos cumplibles.

- ¿Qué balance hace de este gobierno?

Como ciudadano pienso que en lo social, no hubo mejoras sustantivas, sino a través de planes sociales y de familia. En el rubro donde me muevo al menos, no se fomenta la cultura del trabajo. Eso es lo que veo que queda del país despues de estos últimos años. Hablando como desarrollador, tuve unos primeros tres años muy buenos, donde la gente se arriesgaba a hacer inversiones inmobiliarias. Pero estos últimos dos años la actividad bajó más de lo previsto, por más de que en las elecciones siempre hay cierta incertidubre, esa incertidumbre nos retrasó en el planeamiento y ejecución de nuevas obras, inclusive con tierras compradas. Ahora estamos incluso considerando postergar fechas de lanzamientos dentro de La Alameda. Y también nos pasó que cuando cayó la actividad, tuve empleados que renunciaron porque preferían cobrar un plan y es difícil trabajar con gente que prefiere no trabajar.

Mi balance es los 8 años es positivo, no sería cierto decirte que fue un balance negativo. Si es cierto que estos últimos dos años fueron complejos, pero el balance es bueno. Yo creo que este contexto, con un marco más estable, hubiese sido tan bueno como el 2012 o 2013. Pero el contexto de elecciones hace que la gente se maneje con más cautela, y quede todo un poco en stand by.

 

 

 


 

Jorge Dapelo

Jorge Dapelo, al frente de J Dapelo Consultora Inmobiliaria, fue presidente de Saint Thomas entre los años 2000 y 2008. En Canning, formó parte del proyecto Amaneceres y hoy desarrolla el Barrio Privado Lomas Athletic Club, en La Unión; el centro náutico Puerta Delta y las torres de condominios Las Moras Pilar.

- ¿Cómo ve el escenario político actual?

Por supuesto, hoy todo se ve a la luz del ballotage del 22 de Noviembre, y creo que estamos ante dos alternativas que a priori se ven distintas. Una que es la continuidad del modelo y otra que implica posibilidades de cambio, y de allí surgirán las políticas nuevas de gobierno. Creemos desde el lado de los desarrolladores inmobiliarios, que en la medida que el nuevo presidente pueda captar la confianza del inversor, nos va a facilitar el desarrollo de la parte inmobiliaria, que estos dos últimos años ha venido muy disminuida.

- ¿Qué espera del próximo presidente?

Como decíamos, creo que en lo que más tendría que trabajar el nuevo gobierno es en la instalación de la confianza del inversor. El equipo económico sobre todo tendría que trabajar en la atracción del inversor, tanto extranjero como dentro del mercado interno. Todos sabemos que hay una cantidad de dólares guardados en poder de la gente, algunos hablan de 200 mil millones, y si realmente es esa la cifra y podemos lograr confianza con medidas económicas que vayan detrás de ello, podemos generar un gran desarrollo inmobiliario, que junto a la construcción, el campo y la automotriz es uno de los pilares que mueve la economía argentina.

- ¿Qué balance hace de este gobierno?

Creo que en los últimos 12 años tuvimos un muy buen desarrollo, desde el 2003 hasta el 2010. A partir de ahí, dejamos de crecer, tuvimos un crecimiento de la inflación y eso perjudicó nuestro sector. Terminó siendo un efecto más negativo todavía lo referente al cepo cambiario, que fue quitando facilidad para el desarrollo de nuevos emprendimientos, y redujo el mercado inmobiliario. Se debe reconocer que se han conseguido muy buenos logros sociales en los últimos años, ha existido también un crecimiento del empleo; hay muchas cosas que se han hecho bien, pero creo que es necesario hacer algunos ajustes para atraer nuevamente al inversor.

Comentarios