Lunes 17 de Diciembre   17:40 hs

22°
Actual
18° Min 21° Máx
También pasó por la ciudad

¿Por qué la localidad de Canning aparece en los “cuadernos de la corrupción”?

Algunos de los viajes registrados los fines de semana, en los primeros años de servicio registrados por el chofer de Roberto Baratta -mano derecha de Julio de Vido- , Oscar Centeno, registran visitas a esta ciudad. Además, le habrían entregado a la mujer del chofer un departamento en la zona.

¿Por qué la localidad de Canning aparece en los “cuadernos de la corrupción”?

La localidad de Canning no quedó fuera del escándalo destapado en la última semana con la publicación de los llamados “cuadernos de la corrupción”, una especie de bitácora del chofer Oscar Centeno, quien estaba a cargo de Roberto Baratta -mano derecha de Julio de Vido- durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Con el pasar de los cuadernos, el empleado gubernamental habría tomado nota de coimas que se le entregaban principalmente al Ministerio de Planificación.

No obstante, los registros comenzaron siendo simples y concisos. Días, fechas, horarios y lugares a los que le tocaba concurrir a Centeno. Si bien al principio sus fines de semana estaban a disposición, poco después encontró un destino en la localidad de Canning. Todos los sábados y domingos, a eso de las 7.15, se dirigía al domicilio de Alfredo Scoccimarro, entonces secretario de Comunicación Pública.

En sus anotaciones comenzaron a aparecer la “entrega de sobres”, que más adelante añadirían “entrega de documentación”. El 12 de noviembre de 2005 fue su primer registro de cómo fue a la casa de Scoccimarro, donde volvería prácticamente todos los sábados y domingos por varios meses.

No obstante, la mención a la localidad de Canning no quedó ahí. En una entrevista para el programa PPT, Hilda Horovitz, la ex mujer de Oscar Centeno, aseguró: "Por intermedio de Roberto (Baratta) me consiguió un departamento en Ezeiza en (el barrio) Madres II. En el predio que está ahí en Canning".

"Cuando veía que terminaba la gestión, él empezó a hacer todo rápido, me consiguió el departamento. Yo tenía que viajar de Ezeiza para el Ministerio de Minería y Energía, al principio me sentía sola. Duré once meses ahí", añadió la mujer que poco después exigiría que le compren un departamento más céntrico o empezaría a hablar.

"Si me alquilaba hoy estaría en la calle porque iba a dejar de pagar", contó. Entonces yo le mandaba mensajes a Baratta diciendo que iba a empezar a hablar hasta que finalmente Centeno me compra un departamento. Eso sí, me hizo firmar ante escribano que él me devolvía 40.000 dólares", amplió.

Comentarios