Canning

Sergio Cohen: “Estamos desilusionados, angustiados y sorprendidos”

El padre de una de las víctimas, reside en Canning. Tras conocer el nuevo fallo sobre la tragedia del Colegio Ecos, expresó su opinión ante el resultado. Los familiares declararon que apelarán la sentencia para que el chofer del micro sea penado.
sábado, 13 de diciembre de 2014 · 16:25

El 9 de octubre de 2006, el transporte escolar en el que viajaban los alumnos de la escuela Ecos de Villa Crespo chocó contra un vehículo en Santa Fé. Como resultado del incidente, fallecieron nueve chicos, una docente y dos ocupantes del camión, quienes estaban alcoholizados. Los padres de los estudiantes iniciaron acciones legales para que el conductor del micro, Oscar Eduardo Atamañuk, esté inhabilitado para manejar. Días atrás, la causa fue prescripta por lo que el acusado no recibirá la pena estipulada.

Los alumnos habían concurrido a la provincia de Chaco con el objetivo de realizar tareas solidarias en una escuela rural. Sin embargo, el grupo de chicos y chicas que partió de Buenos Aires con el objetivo de brindar su ayuda a los que más lo necesitan, se encontró con que la sociedad no los atendió a ellos cuando lo necesitaron.

El vehículo escolar circulaba por la Ruta Nacional Nº11, a 200 kilómetros de Santa Fé, al momento en que chocaron contra un camión que iba por la mano de en frente cuyo conductor estaba alcoholizado por lo que iba en zigzag. El chofer del micro se tiró para uno de los costados de la vía y se produjo el impacto.

Ante esta situación, los padres acusaron al conductor contratado por el colegio Ecos ya que consideraron que la tragedia se podría haber evitado si este hubiera sido más prudente. Los familiares declararon que, en lugar de ser prudente y esquivar el camión a tiempo, el conductor atinó a salvar sólo su integridad física sin tener en cuenta al resto de los presentes. Durante estos años, la causa fue objeto de distintas idas y vueltas.

En un principio, el 26 de octubre de 2009, el juez Jorge Galbusera absolvió al chofer del micro debido a que responsabilizó al conductor del camión, quien murió al momento del choque junto a su compañero. Tras la autopsia, se estableció que ambos estaban en estado de alcoholemia cuando chocaron en la Ruta Nº11.

La Cámara de Apelaciones evaluó esa decisión y la revocó de manera que el expediente volvió a primera instancia. El juez Virgilio Palud condenó al chofer a tres años de prisión el 25 de octubre de 2011 y lo inhabilitó para manejar durante siete años. A pesar de esto, el profesional a cargo no indagó al imputado y el fallo fue declarado nulo.

El abogado de Atamañuk, Francisco Peralta, solicitó la prescripción de la causa, que según su criterio comenzó a operar el 19 de noviembre de 2012. La Justicia rechazó el pedido. La causa volvió a foja cero y quedó a cargo del juzgado de Jorge Fernández, quien condenó al conductor del micro en 2013.

Durante esa instancia, el conductor del micro del colegio Ecos fue condenado por la Justicia de Reconquista a la pena de dos años y seis meses de prisión de ejecución condicional. La causa por la que fue hallado culpable fue: "homicidio culposo múltiple agravado y lesiones culposas agravadas en concurso ideal”. Asimismo, se dispuso su inhabilitación especial para conducir vehículos por el término de cinco años.

La semana pasada, el caso volvió a tomar un nuevo rumbo luego de que la Cámara de Apelación Penal de Rafaela revocara el fallo y decidiera sobreseyar a Oscar Atamañuk. La institución expresó que esto se hizo así "por haberse operado la extinción de la acción penal por prescripción”.

Además, estableció "la sentencia en su faz civil, modificando la distribución de responsabilidades en un 70 por ciento para la parte actora y un 30 por ciento para la demandada”, e impuso las costas del proceso judicial en iguales porcentajes.

Tras conocerse esta medida, los padres de las víctimas manifestaron su disconformidad con el veredicto en los distintos espacios de conformación de la opinión pública. El caso generó repercusión tanto en los más allegados a los jóvenes del Colegio Ecos como en distintos funcionarios públicos, quienes se sumaron al pedido de justicia.

Así lo expresó el padre de un joven fallecido, quien reside en Canning, Sergio Cohen afirmó que la noticia le produjo una gran decepción. "Estamos desilusionados, angustiados y sorprendidos. Como en todas las cosas uno espera que en algún momento haya justicia y pasa el tiempo pero no llega”, remarcó.

Otro padre, Sergio Levin, padre de una de las víctimas y fundador de la ONG Conduciendo a conciencia, quien escribió en su cuenta de twitter: "Cámara de Rafaela declaró PRESCRIPCIÓN de la Causa Ecos…Indignación, asco y tristeza por la JUSTICIA BUROCRÁTICA, inservible y corrupta". Añadió que no aceptarán el fallo y que apelarán ante la Corte Suprema de Justicia de Santa Fé.

Incluso, el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, señaló vía Twitter que "la prescripción de la causa Ecos es un claro ejemplo del daño que hace la Justicia cuando carece de sentido común”.

 

 

 

 

Comentarios