CANNING

¿El country o el barrio?

Escuchar la pregunta ¿de qué barrio sos? para referirnos a un country amigo o vecino no es extraña ya en el vox populi de nuestra ciudad. Nuevos paradigmas demuestran que la vida dentro de los countries cada vez tiene más similitudes con la centenaria vida en los barrios.
martes, 27 de enero de 2015 · 09:17

El fenómeno de los countries en la Argentina aún no debe dejar de mencionarse como un estilo de vida moderno ya que no cuenta con más de quince o veinte años desde su explosión principalmente en los alrededores del Gran Buenos Aires. De todas formas, ya se ha instalado en el inconsciente colectivo la idea de que existen este tipo de urbanizaciones ya que, como se supo en el último tiempo, es cada vez más grande el número de personas y familias que los habitan. En el Gran Buenos Aires, hay una porción de similar superficie d a la de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ocupada por countries o barrios privados.

"La vida country” tuvo su primera explosión en el norte de GBA en zonas como Tigre, Pilar, o La Plata y desde sus comienzos ha sido tomada en cuenta como una vida elitista desde el nivel económico hasta en el exhibicionismo. La idea de buscar la constante exclusividad, en muchos casos alejados de los círculos sociales, con monumentales construcciones repletas de lujos. Separados del mundo y de la gran ciudad.

Mientras tanto, en Canning surgía otro fenómeno. El status económico nunca fue variable en el tiempo, aunque sí las formas de vivir "la vida country”. Cuando en principio aparecieron Mi Refugio, El Sosiego y El Venado el sentido era el de tener un lugar de fin de semana en el cual se integraban principalmente familias de la comunidad judía. El alto contenido deportivo fue la clave. La idea de vivir esos dos días en constante actividad deportiva o cultural acercó a la comunidad de los countries llegando a crear micro-ciudades pero con la condición, lógicamente, de que el lunes por la micro-ciudad agregaba un guión a su composición para pasar a ser una micro-ciudad-fantasma. Pero el deporte fue la clave. Los nuevos countries que llegaron a Canning, liderados por el gigante infraestructural de algunos, trajo la idea de que había que vivir como en Pilar, pero no pudieron sostener el pujante desarrollo deportivo. Lejos de las viejas masas del más alto nivel económico que poblaron la zona norte de GBA en sus inicios y también muchos que llegaron a Canning en el comienzo del desarrollo inmobiliario especial, las puertas se empezaron a abrir un poco más y el grueso de la clase media alta eligió mudarse a la vida de country. Y eso trajo un fenómeno nuevo a la vida dentro de los, ahora, llamados barrios.

En la investigación paralelea que Diario Canning llevó a cabo para determinar el exponencial crecimiento que ha tenido la zona desde la crisis del año 2009 a esta parte, surgió la reflexión de "la nueva vida country”, una vida muy similar y con varias similitudes que se pueden trazar con la vida de barrio. Por supuesto, incluyendo un nivel de comodities que no pierden el estilo ni la exclusividad de la zona, se ha convertido en un común denominador la idea de comunidad. Lo que supo ser la canchita en la juventud de muchos de los padres de familia que hoy pueblan nuestra ciudad, hoy es la cancha A, B o C (dependiendo el country) donde se entrena una vez por semana, en comunión con demás padres de familia o residentes de cualquier tipo (ya en muchos casos hijos de los countristas). Incluso el club de barrio está presente, los chicos visten los colores de su country en competencias deportivas como sabe ser casi en cada uno de los barrios de CABA y GBA. "Todos los vecinos nos conocemos, nos apoyamos, somos como una gran familia, como un barrio”, cita la investigación realizada y empieza a hacer notar, principalmente, cuántos han directamente reemplazado la palabra country por la palabra barrio. Todo lo que estaba en el barrio de chicos, el club de nuestro barrio, la colonia de cerca de casa, el barcito, la pileta del club, y tanas similitudes están todas dentro de nuestro country, cerca de casa, y con acceso para todos. Hasta los colegios, hoy por hoy son poblados por chicos que comparten country/barrio, que se turnan para llevarlos o irlos a buscar.

A este desarrollo mucho han ayudado instituciones como ADUES que logró el acercamiento entre estos barrios para convertir a Canning en una unidad que se pone nombre de Ciudad dentro de Esteban Echeverría. E incluso, la Asociación Deportiva Country Canning, en su momento de auge, generó un impresionante movimiento de integración que volvió a despertar la idea de la aproximación por la actividad deportiva.

Hoy ADUES se muestra en constante crecimiento mediante la incorporación de barrios, countries y como se estila generalizar hoy por hoy, urbanizaciones. La ADCC, retoma de nuevo las riendas y ha recobrado la confianza de la gente que hoy se vuelve a volcar, casi con totalidad, a sus competencias en afinidad con otros barrios logrando una integración completa.

La vida de los countries ha cambiado. Ya no hay un número aislado de countristas que se los puede censar en un total hermético y aislado. Hoy Canning tiene el dinamismo de cualquiera de las grandes ciudades que se distribuye, conectada por sus avenidas, en barrios. Está Canning, en el barrio Campos de Echeverría, en el barrio El Lauquen, Saint Thomas, El Sosiego, Malibú o Echeverría del Lago. Incluso los apodos, "Lagos” (para Echeverría del Lago, también compartido ahora con Lagos de Canning), "Campos” (para Campos de Echeverría), y otros tantos, se asemejan a la vida del barrio del conurbano bonaerense.

Lo principal, la relación. El sentido de pertenencia interno que supera cualquier relación que las ligas u asociaciones puedan generar. El saber que el de al lado siempre te cuida los chicos, que jugamos juntos a la pelota, que después en el café nos vemos todos, y que nuestros hijos van al mismo colegio. Que somos, en Canning y desde hace tiempo, desafiando los primeros paradigma de la vida country, verdaderos vecinos.

Comentarios