CANNING

Un Club House que se reinventa para seguir vigente

En Malibú, el Club House adoptó una nueva forma. Además de funcionar como proveeduría y almacen, una vez al mes abre sus puertas con cena show y espectáculos.
miércoles, 25 de mayo de 2016 · 00:00

Con la llegada de los nuevos comercios, los shoppings y el crecimiento del polo gastronómico en los últimos años en Canning, la figura de los house dentro de los barrios privados prácticamente ha ido desapareciendo. Pero hay uno que se resiste al paso del tiempo y se renueva constantemente para seguir compitiendo palmo a palmo con todo lo recientemente mencionado: "The House Restó Malibú”.

Manejado y administrado por Fermín Bulacio hace ya casi 3 años, el sitio de recreación del country ubicado en el Kilómetro 11 de la Ruta 58, es uno de los más longevos en la actualidad. Gracias a sus innovaciones y a todo lo que tiene para ofrecerle a los vecinos, ha sabido mantenerse siempre en lo más alto en lo que a servicio respecta. "Lo que nos diferencia del resto y nos ayuda a seguir vigentes es que somos house, restaurante y proveeduría. Tenemos pantallas gigantes, sonido ambiental, iluminación led y algunos equipos de entretenimiento, pero además contamos con productos de primera necesidad, entonces la gente ya no necesita salir de acá para ir a comprar yerba, galletitas o esas cosas”, cuenta Fermín.

Cuando Bulacio decidió mudarse a Malibú en 2013, el house no estaba en funcionamiento y al ver que él era dueño de "Status Eventos” (empresa gastronómica y organizadora de eventos), los responsables de la administración del country no dudaron en ofrecérselo. La propuesta lo "sedujo de inmediato”, y desde ese instante comenzó a planificar y llevar a cabo todas las actividades recreativas en el lugar. Rápidamente cobró repercusión entre los vecinos, que veían en el nuevo emprendimiento una alternativa novedosa que les permitía reunirse, comer o ir a tomar algo, sin tener que subirse al auto y emprender viaje por la ruta.

"Lo mejor de todo esto es la gente, son todos súper sencillos, amables y hacen posible que sigamos funcionando. Gracias a esto he entablado una relación de amistad con más de uno, y cuando vienen acá casi siempre nos quedamos charlando un rato”, relata el encargado. Pero no sólo los propietarios de Malibú son quienes asisten al lugar, sino que producto de los partidos de fútbol de las ligas intercountries, o las cena show que organiza Fermín una vez al mes "concurren personas de muchos barrios cercanos, como Santa Rita, Fincas de San Vicente, Saint Thomas o El Rocío”. 

Éste último punto es algo que distingue a "The House Restó Malibú” de entre los demás. Con ideas gastronómicas extravagantes, sumadas a un show humorístico luego del agasajo al paladar, la gente disfruta de una noche diferente y se relaciona con los vecinos de los barrios cercanos. Desde un tapeo de "finger food” junto a una presentación humorística de transformismo en la que es partícipe el público, hasta fiestas de karaoke con invitados especiales de distintos géneros musicales, es lo que Bulacio le ofrece a sus comensales.

Si bien con el crecimiento exponencial de Canning, los house atraviesan por una época un tanto dura, Fermín asegura que el secreto es siempre contar con ideas novedosas, y ofrecerle un servicio más personalizado a los propietarios de los countries, quienes al fin y al cabo son los que permiten que el negocio continúe manteniéndose: "Hoy en día con toda la competencia que hay afuera está difícil manejar un lugar así, a diferencia de lo que ocurría hace diez años atrás, pero con el apoyo constante de la gente de los barrios logramos mantenernos en pie. Estamos por y para ellos”. 

Comentarios