CANNING

El problema del arsénico

Uno de los aspectos evaluados en la disertación que tuvo lugar en la sede de ADUES fue el de las conectraciones de arsénico en las napas donde se extrae el agua para consumo. El problema es endémico a la región.
sábado, 11 de junio de 2016 · 11:48

La región pampeana en su conjunto es una de las zonas del mundo con mayor concentración de arsénico en el agua. Su origen es natural y data de los tiempos en que se formó la Cordillera de los Andes, cuando cenizas volcánicas con alto contenido de ese metal volaron por nuestro territorio y quedaron depositadas en las capas geológicas.

Hoy, el arsénico está en las napas, en los mismos pozos de donde se extrae el agua. Además, en los últimos años el mismo hombre se ha encargado de agregar más a través de su uso indiscriminado en la industria y la agricultura.

De hecho, la enfermedad que se desarrolla por la exposición crónica a este metal –el HACRE, o Hidroarcenisismo Crónico Regional Endémico- es como su nombre lo indica una patología única de esta parte del globo. Originalmente, se conocía como "Enfermedad de Belle Ville”, ya que fue en esa ciudad cordobesa donde se registró la mayor cantidad de casos.

"En todo el territorio de la Provincia de Buenos Aires, y prácticamente en toda la región cuyana y pampeana de nuestro país, se encuentran concentraciones de arsénico que son superiores al límite que marca la OMS para el consumo humano”, explica el ingeniero Horacio Torti.

"En Canning, las concentraciones de arsénico se encuentran sólo en la primer napa.Si se extrae agua del Puelche, que es la napa más profunda, el arsénico es indetectable”.

Además, agrega que "las concentraciones que encontramos en las napas superficiales de Canning son más altas que las que recomienda la OMS –de 0,01 miligramos por litro-, pero están por debajo del límite que acepta la Provincia de Buenos Aires, que es de 0,05 miligramos por litro".

"Si bien la zona no está aislada del problema que tiene la región, aún en la napa superficial las concentraciones son bajas, y no se compara con la situación que hay en otras localidades como 9 de Julio o Pehuajo, o la misma Belle Ville, donde las altas concentraciones sí tuvieron un efecto en la salud de la población”, agrega.

 

Lee también: Presentan un análisis de la situación del agua en Canning

Comentarios