Canning

Un grupo de vecinos apadrinó una escuela rural y harán un evento solidario

La historia de quince amigos unidos por las ganas de ayudar a uno de los colegios más carenciados del país, ubicado a mil kilómetros de Canning
martes, 16 de abril de 2019 · 09:07

La escuela rural N°234 Belisario Saravia, ubicada en el pueblo de Vilelas (Santiago del Estero), es una de las tantas en nuestro país que convive con la pobreza y la desidia de los gobiernos nacionales y provinciales. Los alumnos de ese colegio no tienen acceso a una necesidad tan básica como lo es el agua potable: acumulan los milímetros de lluvia que caen en un aljibe, y esa es su única fuente para beber y cocinar.

Casi de forma azarosa, Germán Bauer, vecino e impulsor del proyecto, se encontró en una página web con la historia de esta escuela, allá por el año 2016. Hablaba en primera persona el director y único maestro de la institución, Marcelo Cancian, que exponía todas las necesidades que tenían, apelando a la colaboración de algún lector ocasional del medio santiagueño que lo entrevistaba.

Después de meditarlo con su esposa, Germán decidió contactar al director de la escuela para ayudarlo. Lo encontró en Facebook y le envió un mensaje instantáneamente, pero no recibió respuesta.

Un año más tarde, durante una mañana de domingo como cualquier otra, Germán finalmente recibió la contestación del director,que se disculpó por no haber visto antes el mensaje. Ahí comenzaría para los vecinos un viaje que nunca imaginaron y, sobre todo, que siguen transitando.

“Chicos, tengo algo para contarles...”, escribió Germán al grupo de WhatsApp que comparte con sus amigos. Sembrando un poco de suspenso, les contó a todos la historia de la escuela rural, que por aquel entonces tenía las más diversas carencias, con la intención de hacerlos parte de la movida. El sí fue unánime.

Con donaciones propias, de conocidos, vecinos y familiares, llegaron a rebalsar tres camionetas y emprendieron en mayo de 2018 su primer viaje al pueblo de Vilelas, para conocer al director Cancian, a sus alumnos y a la escuela. “El miedo que teníamos era no saber con qué nos íbamos a encontrar allá, fuimos con un poco de desconfianza. Pero al segundo que nos bajamos de la camioneta y cruzamos dos palabras con Marcelo y los chicos pensamos ‘hicimos las cosas bien’”, recordaron desde el grupo de amigos.

Kilómetros de campo, tierra, pastizales, árboles y una pobreza inmensurable. Ese fue el durísimo panorama con el que se encontraron al llegar a la escuela por primera vez. Al mismo tiempo, fueron recibidos por personas llenas de amor, humildad y gratitud. “Iluminaban la escuela con un panel de luz solar pero no les funcionaba. Nos comprometimos y se lo arreglamos entre todos, mirando tutoriales desde YouTube y consultando a profesores de cuando íbamos a la secundaria”, contaron. Gracias al grupo, hasta hoy la escuela continúa funcionando con electricidad. Este año llevarán algunos elementos necesarios para poder mejorarla huerta que tienen a un costado del pequeño edificio educativo.

“Antes de ir veíamos en fotos que tenían una bandera nacional muy desgastada, así que decidimos llevar una y que ese sea un regalo especial para el director. La colocamos, la izamos, cantamos el himno y ahí nos quebramos todos, fue un momento único”, rememoraron. El segundo viaje, en esta oportunidad aún más donaciones, fue en noviembre del año pasado, y volverán a ir el próximo 25 de mayo. Desde hace un tiempo, el grupo de amigos decidió continuar con su tarea bajo el nombre de “Abrazolidario”.

Para este nuevo encuentro están organizando un festival solidario en el que continuarán recaudando donaciones para llevar a Santiago del Estero. Se realizará el 11 de mayo, a las 21, en la casa de la Cultura de Ezeiza (Berutti 231). Habrá dos bandas que tocarán en vivo y sorteos para los presentes. De todas formas, ya están recibiendo colaboraciones en la librería Punto y Goma, local 14 del centro comercial Plaza Canning. Se puede aportar ropa y calzado (para grandes y chicos), alimentos no perecederos, juguetes, útiles escolares, y demás. Para más información y consultas, “Abrazolidario” tiene abiertas dos líneas telefónicas: 1136470427 y 1134303990.

Comentarios

Otras Noticias