Sábado 20 de Abril   08:21 hs

22°
Actual
18° Min 21° Máx
ACCIÓN SOLIDARIA

El buen gesto de un empresario local que se transformará en una fundación

Sergio Kosower, dueño de una cadena de cotillones, conoció la historia del grupo “Sin Torta No Hay Cumple” y decidió involucrarse con donaciones. Ahora, apuesta por un proyecto aún más grande.

El buen gesto de un empresario local que se transformará en una fundación

Un domingo como cualquier otro Sergio Kosower, vecino y empresario de la zona, leyó una nota que lo conmovió en Diario Canning. Se encontró con la historia de Vanesa Delpardo, quien también es vecina y algunos días atrás había hecho su primer aporte para el proyecto internacional “Sin Torta No Hay Cumple”, que les regala tortas de cumpleaños a niños y niñas de merenderos o comedores sociales que no puedan festejar su cumpleaños.  

“Me llamó mucho la atención la noticia, realmente me movilizó”, contó Kosower, que rápidamente buscó contactar a Vanesa para ayudarla. “Es un proyecto divino. Lamentablemente hay muchos chicos que no tienen una torta para su cumple, y de esta manera se le puede regalar un momento de felicidad”.  

Kosower es dueño de la cadena de cotillones Papu’s Sergio, que tiene sucursales a lo largo de toda la zona sur del Conurbano. Empezó donando materia prima a Vanesa para que pueda preocuparse solo por la mano de obra a la hora de hacer sus tortas; pero ahora decidió involucrarse aún más: “Con un grupo de socios estábamos con ganas de ayudar y no sabíamos cómo. Leímos la nota y decidimos canalizar todo los esfuerzos por ahí”, explicó Sergio. “Estamos empezando el proyecto de la Fundación Papu Solidario, donde el objetivo es poder lograr que los chicos en situaciones complicadas tengan la posibilidad de festejar su cumpleaños con torta y cotillón, lo que necesite una fiesta. En principio empezamos en zona sur, pero la idea es ir extendiéndolo. Hablamos con muchas empresas a las que les encantó la idea y creo que de esto puede salir algo importante”.  

La Fundación tiene una meta simple: la felicidad de los que menos tienen. Para la mayoría de los chicos que al llegar el final del día no tienen un plato caliente de comida en su mesa, festejar un cumpleaños puede llegar a ser una utopía, y para lograr volver esa fecha en una celebración y no en un día más, tanto Sergio como Vanesa están dispuestos a seguir involucrándose tanto como haga falta.  

“Lo más increíble es que gente que está en una posición económica complicada también se suma a donar lo que puede para los chicos, desde un kilo de harina hasta dos huevos, lo que puedan. Viendo eso me doy cuenta que en este país realmente hay buena gente”, concluyó Sergio Kosower, destacando el gesto entre una sensación de orgullo y sorpresa. 

Comentarios