CANNING

Un vecino echeverriano cruzó el país en auto y ahora regresará a las rutas en un viaje solidario

Ivan Schulkin y sus amigos, que recorrieron más de seis mil kilómetros en un Renault 4, descubrieron un pequeño pueblo carenciado de Catamarca. El 15 de septiembre volverán para colaborar con donaciones.
martes, 20 de agosto de 2019 · 17:09

Ivan Schulkin es profesor de natación y guardavidas, que trabaja en las piletas del Club Atlético Monte Grande. Sin embargo, también tiene una pasión por los viajes que lo llevó a recorrer el país en reiteradas ocasiones, trasladándose de una manera muy particular. 

Su primera aventura fue en la Patagonia, donde circuló por la Ruta Nacional 3 a bordo de un Renault 4 y llegó hasta Bariloche. Tras esta maravillosa experiencia, acumuló días de vacaciones que le permitieron salir a las rutas otra vez en julio de este año.

Si bien no viajó con el mismo vehículo, se compró uno similar, color rojo y modelo 1985. Una vez que lo pudo acondicionar para el extenso camino, partió hacia el norte argentino junto a dos amigos más. 

Su principal objetivo era llegar a San Juan, pero como las ganas de seguir conociendo lugares se mostró intacta cuando llegaron, tomaron la decisión de continuar manejando hasta cruzar la frontera con Chile, a través del Paso San Francisco, a más de 4.700 metros de altura sobre el nivel del mar. 

El regreso a Buenos Aires contó con varias paradas intermedias, ya que tuvieron la oportunidad de bordear el Río de la Plata, ingresar a Uruguay y pisar tierras brasileñas. 

A pesar de que los tres quedaron maravillados con el paisaje, hubo un lugar en particular que les llamó la atención. Tatón, es un pueblo paradisíaco de Catamarca donde hay solo 400 habitantes. Pero la realidad es que los residentes pasan muchas necesidades. 

“Alimentos tienen porque cultivan su propia comida. Los problemas surgen dado que no cuentan con medicamentos básicos y ropa en buen estado. Pudimos hablar con la única enfermera, que nos dio detalles sobre cómo se vive ahí”, aseguró Schulkin.

Tras interactuar con muchas personas de dicha localidad, el grupo de Echeverría se propuso una nueva aventura antes de llegar a sus casas. El proyecto se basa en reunir donaciones, cargarlas en un trailer y regresar nuevamente a Tatón para colaborar con todos. 

“Cuando vos estás ahí y te cuentan un poco la historia, sentís la necesidad de darles una mano. No me cuesta nada. Vivo un poco lejos pero puedo juntar cosas y llevarlas”, agregó el profesor de Monte Grande.

Los viajeros desconocen si van a poder completar la travesía porque deben recorrer otros 1800 kilómetros, pero esta vez con mucho más peso. En principio su idea es partir el 15 de septiembre y llegar a destino tres días más tarde, pero no aseguran que se pueda cumplir el itinerario a la perfección. 

Los riesgos son muchos, pero el grupo está motivado y confía en que su querido Renault 4 dará batalla a las adversidades del camino. 

Comentarios