Martes 17 de Julio   03:04 hs

22°
Actual
18° Min 21° Máx
Internacional

Así se mata a los cocodrilos para fabricar bolsos y carteras de lujo

PETA denuncia las prácticas inhumanas con las que se acaba con la vida de los cocodrilos en Vietnam para satisfacer la demanda de conocidas marcas de moda

La organización animalista PETA denuncia la extrema crueldad con la que son asesinados los cocodrilos en Vietnam para fabricar bolsos y carteras de lujo con su piel. Las imágenes distribuidas por la oenegé muestran una práctica tan despiadada que puede herir la sensibilidad de los lectores.

Después de varias descargas eléctricas, los cocodrilos sufren una incisión en el cuello por la cual se introducen varias varillas de metal con la intención de romperles su espina dorsal. Los animales aún siguen vivos cuando las barras se deslizan bajo su piel. Por delante tienen una larga hora de agonía mientras se desangran lentamente.

Las imágenes tomadas por PETA lo certifican: mientras aún respiran, los trabajadores de esta cámara de torturas los llevan a otra habitación donde los cocodrilos son desollados. Tras el proceso se puede apreciar como algunos siguen moviéndose aún cuando han sido totalmente despojados de su piel.

La crueldad no se limita al momento de su sacrificio. Antes de llegar a la mesa del desolle, los animales son criados durante 15 meses en estrechos recintos de cemento cuya longitud es más pequeña que el tamaño de su cuerpo.

Según PETA, todo este sufrimiento no tiene más que un fin comercial. La granja en concreto donde fueron tomadas las imágenes mata a 1.500 cocodrilos cada 3 meses para poder alimentar la producción de objetos de lujo de las firmas del gigante de moda LVMH, compañía a la que pertenecen marcas de renombre como Louis Vuitton, Loewe o Dior.

Desde la ONG lo advierten, para acabar con prácticas tan desalmadas como esta no queda otra opción que dejar de comprar artículos que un día fueron seres vivos. "Un bolso de piel de cocodrilo significa que un ser vivo sintiente tuvo una vida miserable y una muerte espantosa", asegura la directora ejecutiva de PETA Ingrid Newkirk.

Comentarios