Entrevista

"Una pionera en el ring"

Entrevista a Marcela "La Tigresa" Acuña, la primera dama del boxeo.
miércoles, 18 de noviembre de 2015 · 16:17

-¿Cómo arrancaste tu carrera como deportista?

-Arranque de muy chica, a los siete años, con el karate full contact (boxeo con patada) una disciplina con mucho roce y contacto. Tiempo después me volqué al boxeo, pero ya era más grande, tenía veinte años.

 

-¿Cómo te fue en el full contact?

-Muy bien, a los doce  ya era cinturón negro, a los catorce  fui campeona sudamericana y me tocó  defender en dieciseis oportunidades el título. A principios del 97 empecé a dedicarme al boxeo.

 

-¿Tus padres que opinaban de la disciplina que habías elegido?

-Mirá, mi mamá por ejemplo nunca soñó que fuera hacer un deporte de contacto, todo lo contrario, quería que sea bailarina de danzas españolas o algo que tenga que ver con el arte. Pero bueno, lo mío no era ni el arte ni la cultura, y la decisión que tome de elegir el deporte, no estuvo errada en ningún momento, entonces me apoyaron mucho.

 

-¿Cómo pasaste del full contact al boxeo?

-Porque vi a otra mujer boxeando, Christy Martin, para mi ella fue mi referente y también lo fue a nivel mundial. Todas las que estamos en esta disciplina  la  vimos a ella pelear, y de alguna manera, nos inspiró.  El boxeo femenino en la Argentina no estaba reglamentado, entonces me mude de Formosa con mi marido, a Buenos Aires para poder agilizar ese trámite. Recibimos muchas negativas compulsivas que apelaban, entre otras cosas, a que todavía no estaban hechos los estudios para conocer los efectos de los golpes en el cuerpo de la mujer y finalmente, en el 2001 se reglamentó.

 

-¿Con quién fue tu primera pelea?

-Con ella misma, Christy Martin. Había visitado la Argentina para promocionar el boxeo femenino. Junto a mi marido teníamos alumnos de full contact y ellos nos repetían que yo era la única que podía ganarle a la norteamericana. Me invitaron para presenciar una presentación de ella en un programa de televisión. Yo llevé mi título sudamericano de full contact y me invitaron a hacer una exhibición con Martin. Eso posibilitó mis dos combates en Estados Unidos, con ella primero y después con Lucía Rijker.

 

-¿Qué cualidades tiene el boxeo que a lo mejor no encontras en otras disciplinas?

-Es un deporte muy noble. De todas formas, considero que todos los deportistas son personas nobles, que mantienen una conducta que después trasladan a la vida. No importa si llegas a la cima, a la cumbre, la perseverancia y la buena conducta siempre te conducen a lograr cualquier objetivo.

 

-¿Quién te puso el apodo de "Tigresa"?

-Mi marido, cuando combatía en full contact, por mi temperamento para ir a buscar la pelea sobre un ring. Soy de esas que cuando más cobro, más voy al frente. Eso lo sigo manteniendo, no soy de acobardarme cuando la situación se vuelve adversa. Me siento una mujer muy fuerte, nunca mido las consecuencias de las cosas pero cuando tengo convicciones y se lo que estoy haciendo lo peleo hasta morir

 

-¿Cómo es ejercer el rol de madre y ser boxeadora?

-Es difícil. Al cumplir un doble rol es más sacrificado, hay que dejar de lado muchas cosas para poder triunfar. En los momentos difíciles fueron mis hijos quienes me inspiraron a seguir y creo también que yo soy muy presente con ellos. Lo que hice yo es lo que hace cualquier mujer que va a trabajar todos los días fuera del hogar, nada más que con un condimento extra: yo llegué a ser campeona mundial de boxeo, un deporte que prácticamente no convencional para mujeres.

 

-¿Cómo es ser mujer en un ámbito tan masculino?

-al principio fue muy difícil, eran muy machista tanto la dirigencia como los boxeadores. Con el correr del tiempo se fueron acomodando los roles, y se dieron cuenta que no por hacer un comentario machista iban a lograr que yo u otras mujeres dejáramos este deporte que tanto amábamos al igual que ellos. Lograron entenderlo y nosotras nos ganamos el respeto que tanto exigíamos. La mujeres boxeadora en nuestro país se ganó la admiración de todos.

 

-¿Cómo ves el boxeo femenino actual?

-Excelente. En la actualidad, hay más de trece campeonas mundiales, y eso es mucho. Hay un abanico de opciones en cuanto a técnicas, perfil mediático de cada una. Todas tienen  un condimento extra. El boxeo argentino ha sostenido la disciplina en nuestro país ya que lamentablemente, venimos perdiendo nuestros campeones hombres y nosotras estamos ahí "bancando” el deporte.

 

-¿Cuál fue la pelea más difícil que tuviste?

-La verdad tuve varios muy difíciles. Una de las principales fue la pelea que tuve con mi ídola y referente, Christy Martin. Después tuve otra con Alejandra Olivera pero esa tenía un perfil más mediático por todas las cosas que decíamos una de la otra, pero también era la primera vez que dos campeonas mundiales peleaban en nuestro país. Otra que recuerdo mucho fue con la mexicana Jackie Nava, considerada una de las mejores en el peso "super gallo” y al ganarle quede en el podio de ese ranking.

 

-¿Qué es más difícil, ser campeona mundial o mantenerte?

-Mantenerte, sin duda. Logre el primer título en el 2003 y de ahí no pare de ganar. Tengo cinco títulos mundiales. Fueron mucho años que tuve que trabajar para lograr este merito que tengo hoy en día. Nada me fue fácil, todo me llevo mucho sacrificio.

 

-¿Sentiste admiración por algún boxeador?

-si, por varios como Carlos Monzón, por ejemplo. Nadie creyó en él, y hoy su nombre está en el Salón de la Fama. En el plano internacional hay muchos. Félix Trinidad, Shane Mosley u Oscar de La Hoya, por nombrar algunos

 

-¿En qué estas enfocada en este momento?

-Estoy enfocada en la vida política, más que nada estoy llevando una vida muy comprometida. Este año fue pura y exclusivamente política. Fui pre-candidata a intendente, y luego estuve trabajando y acompañando a Daniel Scioli.

 

-Vos venís de una familia peronista, ¿no?

-SI, exacto. Mi abuelo fue presidente del Partido Justicialista de Formosa y para mi es una forma de vida. Haber escuchado y formado con esas historias significa una forma particular de elegir vivir. Se siente y se vive, si no se lo toma así, no se es peronista. Hay que tener siempre la mano tendida para poder ayudar y otras actitudes que son valores fundamentales para ser peronista

 

-¿Qué actividades estás realizando?

-Recorro Tres de Febrero y le llevo las propuestas a los vecinos. Trato de lidiar con la mala información que la gente tiene sobre los candidatos, busco la adhesión de los hombres y mujeres del barrio pero mostrándoles la pura verdad. Está dando muy buenos resultados, por lo pronto, nos damos cuenta que la gente no le cree a las encuestas y nos manejamos con un sondeo que hacemos en base al boca en boca.

 

-En un momento realizaste trabajos en las diferentes penitenciarias, ¿Cómo fue llevar el boxeo a las cárceles?

-Durante seis años hice ese trabajo, llevaba el boxeo recreativo y dio muy buenos resultados. Esa gente te da un panorama más amplio de lo que es una unidad carcelaria, te ayuda  a trabajar y compartir momentos con los internos y darle una opción diferente a la gente que está ahí adentro. Fue una especia de readaptación social, me lleve gratas sorpresas y muchos de los que salieron en libertad pasaron a verme, saludarme y agradecerme.

Este año no pude realizar ese trabajo pero quiero retomar en cualquier momento porque es muy gratificante.

 

-¿En las villas trabajaste, no?

-Sí, y también fue una experiencia excelente. Acompañe mucho a los clubes y me dio la posibilidad de ayudar a varios chicos a que salgan de las malas compañías, de la calle, de las drogas .El deporte se vuelve entonces una herramienta fundamental para inculcarles a los chicos una conducta no solo en la disciplina sino además en la vida.

 

-¿Cuáles son tus objetivos de acá a unos años?

-En los próximos años quiero recibirme de abogada en la Universidad Católica de Salta, estoy en el cuarto años y también quiero renovar mi banca de concejal. Aunque también aspiro a ascender un escalón más. En la parte deportiva ya hice y di todo, y puedo defender algún título nuevamente pero creo que mi trabajo pasa por la política. Capaz llego en algún momento a la intendencia de Tres de Febrero, solo me falta seguir cobrando experiencia.

 

 

Comentarios