Hombres de Ley

El único bienestar que deja la muerte

Hablamos con la doctora Alejandra Chávez sobre la Herencia. Derechos y obligaciones de hijos, cónyuge y otras personas, que se denominan herederos.
sábado, 28 de noviembre de 2015 · 13:04

En principio para poder ser declarado como heredero primero hay que abrir un expediente y presentarte. Si la persona es mayor de edad, seguramente será el caso de un hijo, tiene que presentarse con la partida de defunción del causante ya sea el padre o la madre.

Y para poder ser declarado tiene que acreditar el vínculo, con el acta de nacimiento en el caso de los hijos, en el caso de la cónyuge, con el acta de matrimonio. Con el documento original se inicia un sumario, que es una demanda de una sucesión, una vez que se abre el expediente, el juez ordena cumplir con una serie de requisitos que son la publicación de edictos en el diario de mayor circulación de la zona por treinta días y en el boletín por un período de treinta días.

Además se envían dos oficios al Registro de Testamentos para ver si el causante tenía o no testamento, si no lo tiene devuelven el oficio. Esa negativa se adjunta al expediente. Estos son los requisitos a presentar al momento de iniciar el expediente y declarar a la persona que lo inicia como heredera.

Una persona se presenta como hijo, acredita el vínculo y declara si el causante tenía una casa o un auto, pide que se declare como heredero sobre ese bien. En el caso de la cónyuge, le corresponde el 50 por ciento del bien ganancial. Al acta de defunción, la partida de nacimiento o acta de matrimonio se suma el título de la casa o del auto.

Una vez que se publica el edicto y se cumplen los treinta días en los que se puede presentar cualquier persona que tenga derecho sobre esa herencia, puede ser el caso de algún hijo extramatrimonial, esta persona se puede presentar en cualquier momento de la sucesión si no es declarada al momento de abrir el expediente.

Una vez que transcurren los treinta días, el juez comprueba que no se presentó ninguna persona, y presentados los requisitos, procede a declarar a los herederos a la cónyuge y los hijos.

Los herederos forzosos siempre son los hijos, el causante nunca los puede exceptuar de su herencia, en el caso que haya hecho un testamento hay herederos forzosos porque tienen derecho a herencia. Todos los bienes que haya se reparten entre todos los hijos sean matrimoniales o no, en partes iguales.

En el caso de la concubina, siempre fue una persona que no se la declara como heredera al no estar casada legalmente. Para que sea cónyuge que hereda tiene que estar casada legalmente. La concubina no hereda, pero puede reclamar si se compró algún bien por ejemplo un auto, tienen que ponerlo a nombre de los dos.

La línea de herencia es siempre en línea recta, de padres a hijos, hijos a nietos, y en colateral por ejemplo un hermano que fallece y no tiene descendencia, esa herencia va para atrás hacia los padres, si ellos no viven, baja hacia otro hermano, hasta la cuarta línea. En caso de una tía que no tiene hijos, va hacia los padres, no están, entonces le corresponde a un hermano que si tampoco vive, va hacia los hijos de éste, en este caso la persona se presente como heredera en cuarto grado. Si no hay nadie que herede, se declara vacante y ese bien pasa al fisco.

El testamento se puede escribir en cualquier momento de la vida, lo más eficiente es ante un escribano público, donde se declara la voluntad de hacer un reparto anticipado de la herencia, teniendo presente los herederos forzosos. También se puede hacer de puño y letra y permanecer guardado.

Anteriormente, en el código establecía que no se podía disponer del bien hasta un 80 por ciento, porque eso es de los hijos, y el 20 por ciento restante podía ser destinado para otra persona. Hoy en día, esa parte se extendió a un 33,3 por ciento la parte disponible, debido a que no siempre los hijos están pendientes de sus padres.

 

Comentarios