Entrevista

Branca, tomalo con soda

Víctima o verdugo según las circunstancias, atrevido, sufrido, mordaz, irónico, capaz de hacer enojar a Gandhi, paciente frente a la inferioridad numérica en el programa 'Intratables', capaz también de algunos silencios oportunos,polémico, querido y odiado en proporciones más o menos iguales.
viernes, 12 de febrero de 2016 · 16:48

-¿Cómo decidiste ser periodista

- Siempre me gustó el periodismo. Estudié en la Universidad de Lomas de Zamora y desde el primer minuto que arranqué la facultad empecé a hacer pasantías  en diferentes medios. Trabajé en Radio Nacional como productor y después en fútbol haciendo diferentes transmisiones. Ahí adquirí mis primeras armas de como desenvolverme y hablar. Hace veinte años que trabajo como periodista y no pare nunca. Fui ascendiendo poco a poco hasta lograr conseguir el lugar que me gane.

 

-¿Cuándo te llegó la oportunidad de trabajar en la televisión y hacerte más conocido?

-Trabajé siempre en medios zonales, en medios chicos, autofinanciándome mis proyectos. La oportunidad llegó, me acuerdo la fecha y todo, el 16 de julio del 2008 en C5N, en donde me dieron la posibilidad de estar en cámara y de desenvolverme como periodista deportivo. Fue una muy linda experiencia y sigo trabajando para poder crecer y desenvolverme en los medios nacionales.

 

-¿Cómo vivís tu presente profesional?

-Feliz. Muy Feliz. Orgulloso, sobre todo, disfrutando cada momento porque yo más que nadie se lo mucho que me costó llegar al lugar al que llegue, nadie me regaló nada. Uno cuando arranca sueña con lograr objetivos, crecer, y esto superó ampliamente mis expectativas porque estoy en "Mañanas Campestres”, el programa de radio más escuchado del país; en "Intratables” un programa muy visto y en la principal transmisión de fútbol; además de haber cubierto un mundial para todo el país, entre otras cosas que hice.  No me puedo quejar de nada.

 

-Con respecto a tu trabajo en "Intratables”, ¿Crees que hacen faltan más formatos así?

-Es un formato que gustó mucho y que le hace muy bien a la televisión, a política y a la sociedad.  Creo que deberían haber más, sería muy bueno. La realidad es que el programa empezó siendo de espectáculos y después viro y se hizo de política con panelistas; algo que nunca se había visto.

 

-¿Cómo es defender una postura teniendo a la mayoría de tus compañeros en contra?

-No es fácil defender una posición. Tengo mucha gente en contra y mucha gente a favor pero siempre se visibilizan los que están en desacuerdo. Es mucho más fácil mirar hacia un costado, tratar de quedar bien con el otro y decir lo que la gente quiere escuchar; a mí la hipocresía no me va y la demagogia tampoco. Prefiero, entonces, decir mi verdad, lo que pienso, lo que defiendo y sentirme libre de estar de defender esa ideología.

 

-¿Te cuesta manejar la agresión de la gente?

- Disfruto mucho del cariño de la gente que me banca y se siente identificado conmigo e ignoro a los que me atacan; la diferencia está en que unos se acercan a mí con amor y otros con un odio terrible. El odio es un sentimiento muy feo, por eso mismo es que hay colegas que prefieren el camino más fácil y quedar bien con la mayoría de la gente. Yo no elijo ese camino, voy de frente y es por eso que aprendí a convivir con el cariño y los insultos.

 

-Uno de los cuestionamientos que te hacen es sobre cómo llegaste al medio y si tuviste algún tipo de ayuda por parte del gobierno kirchnerista. ¿Cómo lo vivís a eso?

-Cuando uno sabe quién es,  las cosas que hizo, cómo son sus amigos, familia, quienes te rodean. Eso me pasa a mí. Se perfectamente como soy, lo mucho que trabaje para ganarme un lugar en el medio, los sacrificios que tuve que hacer y la honestidad con la que me manejo; entonces cuando me cuestiona la gente o mis propios colegas, no le doy importancia. De la misma manera, tampoco me la creo cuando me elogian y me palmean la espalda; trato de ser lo más centrado posible.

 

-¿Qué balance haces la gestión de Mauricio Macri en estos dos meses?

-Está pasando lo que suponíamos que iba a hacer. Muchos tildaban que era una campaña del miedo y para mí está ocurriendo lo que dijimos una y otra vez que iba a pasar, no hay nada nuevo, no me sorprenden los despidos, la represión, el ajuste, los aumentos. O tal vez me sorprende que lo haya hecho en tan poco tiempo, pensé que iba a demorar un poco más o que iban a ser más graduales todas esas medidas pero me equivoqué.

 

-¿Te preocupan las medidas que está aplicando?

-Muchísimo. Me preocupa mucho la represión ideológica, es algo que no lo puedo concebir. Hace unos minutos charlaba con un amigo y me contaba que su cuñado, un contador con más de veinte años de experiencia, mando su curriculum por la web al Arsat, lo tomaron y hace poquito lo echaron solamente por ser kirchnerista. No era militante, no pertenecía a ninguna agrupación solo adhería al gobierno pasado pero se enteraron y lo despidieron diciéndole "te echamos por rata”. Esos casos se reproducen por miles, cientos de personas tuvieron que cambiar su perfil de Facebook para mantener el laburo o modificaron su nombre en Twitter. Estamos viviendo un momento complicado porque el miedo a quedarse sin trabajo debe ser de los peores temores que cualquiera puede tener.

 

-¿Lo ves como una persecución kirchnerista?

-Sí, claramente. Está a la vista. En lo periodístico y en lo laboral es mucho más grosero de lo que se podía imaginar. Da mucho miedo, son de los peores momentos de la historia argentina los que estamos viviendo y lo disfrazan bajo otras excusas, como por ejemplo, son ñoquis, hay desempleo, el Estado no puede ser tan grande o que no se puede renovar el contrato. Hay un manual de estilos de como despedir a alguien de su trabajo pero el motivo verdadero es haber adherido al gobierno anterior o haber militado. Me parece una locura todo esto.

 

-Los medios, por lo general, fueron muy críticos con el gobierno anterior, ¿Crees que hacen lo mismo con el actual?

-Claro que no. No hay comparación. Los precios suben de una manera desmedida y los medios te aconsejan comer porotos,  las vacaciones son impagables pero te recomiendan quedarte en la pelopincho, no podes comprar una casa pero te sugieren que alquiles un monoambiente. Hay un blindaje en torno a Mauricio Macri, por parte de los medios de comunicación, muy grande.  Lo eligió la gente, de forma democrática y hay que respetarlo; veremos qué pasa cuando todas estas medidas empiecen a impactar más  fuertemente en el bolsillo.

 

-¿Pensas que va a haber censura contra los periodistas que adherían al gobierno anterior?

-Ya hay. No está más Víctor Hugo, no está más 678, TVR, Daddy Brieva, ni Duro de Domar, tampoco los conductores de Radio Nacional, los de Nacional Rock, Télam está siendo bastante tocado. Los que trabajaban en el Centro Cultural Kirchner fueron despedidos en un 80%, lo mismo que en Arsat. Creo que va a haber más despidos todavía. Esto es cuestión de tiempo aunque pienso que en algún momento se van a dar cuenta que no se puede vivir así, que no se puede despedir a tanta gente por pensar diferente.

 

-¿Tenés miedo de que te pueda tocar a vos?

- Y…en algún momento me va a tocar, tarde o temprano voy a estar en esa lista. Por ahora solo levantaron Fútbol Permitido, solo en ese ámbito me afectó. Pero bueno, cuando llegue mi momento seguro sea porque el país está mucho más complicado.  Me siento protegido en algún aspecto en el hecho de que trabajo con empresas privadas, como el canal América o Pop Radio, entonces las decisiones no tienen que ver directamente con el gobierno. Capaz eso me ampara un poco más, igual el panorama no es muy alentador.

 

-¿Cómo ves las modificaciones en Fútbol para Todos?

-Creo que hay que darle tiempo. Veremos si da resultados o no; se criticó mucho el manejo del gobierno anterior, veremos si esta nueva fórmula da resultados. Lo importante es que sea gratuito para la gente, el resto después se discute.

 

-¿Qué opinión tenés de la detención de Milagro Sala?

-Acá hay dos cuestiones, por un lado, fue mal detenida porque básicamente fue por protestar y reclamar; y es una presa política, eso es indiscutible. También debe decirse que hay muchas situaciones irregulares que habrá que demostrar ante la justicia como el enriquecimiento ilícito pero se la detuvo por una persecución ideológica. Cuando se reclama por lo justo, el gobierno se irrita.

 

-¿Crees que hay una tendencia a reprimir las protestas sociales?

-Completamente. Cualquiera que ose a reclamar es reprimido. Hubo detenidos en el sur, en el norte, en todos lados. Como por ejemplo, hubo detenidos en Salta que los echaron del municipio y fueron a reclamar, a los chicos de la murga de la 1-11-14, los trabajadores de Cresta Roja que hacia hace meses que protestaban pero cuando vino el gobierno de Macri lo primero que hizo fue reprimirlos. En La Plata echaron a 4500 personas y los corrieron con balas de gomas en un feroz ataque.

 

-¿Macri llegó a ser presidente por mérito propio o por errores del kirchnerismo?

-Por errores del kirchnerismo completamente y por la presión que ejercen los medios de comunicación. No hizo ningún tipo de mérito para llegar al gobierno.  El kirchnerismo falló en el armado de listas, debió hacer una interna entre Scioli y Randazzo. Cuando se eligió a Scioli, Randazzo tendría que haber aceptado ir como candidato a gobernador, esa hubiera sido una fórmula ganadora.  Hubo muchas malas decisiones como por ejemplo, los trenes y el subsidio a Jaime y Schiavi, plata que fue destinada de forma poco clara, casos de corrupción que se taparon o no se aclararon, muchas sospechas que los medios opositores potenciaron e hicieron que la gente se canse.

 

-¿Cristina Kirchner cometió errores?

-Muchos. Sobre todo en lo que respecta a la comunicación, no hablar con la prensa fue un gran error, mucho más sabiendo que es una hábil comunicadora. Es una líder política única con una oratoria impresionante. Es una de las mejores políticas que tiene el mundo y el hecho de no contestar, no dar conferencias hicieron que los medios se enojen aún más y le pegaran continuamente y absolutamente por todo. A la hora de elegir, la gente tuvo muy en cuenta todo esto además de que los medios se encargaron de  expresarlo como cuestiones que no se pueden permitir más. Ahora en cambio, hay conferencias, se responde a todas las preguntas pero por otro lado, el país está siendo destrozando.

 

-¿Consideras que Cristina va a volver y se va a poner al frente de la oposición?

-No lo sé. Deseo que siga dentro de la política porque realmente es un cuadrazo político.Es como el fútbol, el que sabe y entiende se da cuenta que Maradona fue el mejor jugador de fútbol, al que no le gusta va a argumentar cualquier cosa y decir que es un drogón, que no tiene que aparecer más, etc.Esto es igual, el que entiende la política se da cuenta que Cristina es diferente al resto y le lleva años luz, en todo orden,al resto.¿Que va a hacer? no tengo idea pero ojalá que vuelva porque millones de argentinos la esperan.

 

-Hasta el momento no hay una figura política que lleve adelante la oposición, ¿Sentís que ese 49% que no votó a Macri está desamparado?

-Sí. Los dirigentes están más preocupados en pelearse entre ellos para ver quién manda y la reflexión que se aplica a esta situación es que hay mucho cacique y poco indio, y los trabajadores están desprotegidos mientras ellos se disputan el poder. Cristina lo dijo muy claramente antes de irse "cuiden sus salarios, sus puestos de trabajo” y creo que en algún punto se equivoca porque los trabajadores no pueden hacer nada si no hay alguien que los defienda. Hay que armar una oposición inteligente, unida, constructiva pero que al mismo tiempo luche por la gente que va a trabajar todos los días.

 

-¿Cuáles son tus proyectos?

-Mis proyectos cambiaron. En principio voy a ser papá en marzo así que estoy muy ansioso por eso y es lo único que me interesa. Antes, en el ámbito laboral, quería crecer, mejorar, hoy por hoy solo quiero mantener lo que tengo.Los sueños de muchos de los que somos periodistas fueron cortados, amputados. Ahora lo que ruego es que no me echen.

 

 

 

Comentarios