El peor de los pecados

El abuso sexual, uno de los delitos más aberrantes. ¿Qué debe hacer la víctima ante esta situación? La Doctora Paola Ojeda nos informa sobre esto.
martes, 02 de febrero de 2016 · 08:31

La violencia sexual abarca una multiplicidad de modalidades en las que no existe  el libre consentimiento de la víctima. El abuso sexual  se encuentra tipificado en el Código Penal Argentino, Capitulo III :  "Delitos contra  la integridad sexual” donde se  distingue: Acceso carnal por cualquier vía, Abuso sexual calificado, que implica prácticas gravemente ultrajantes  y Abuso sexual, que incluye actos como manoseos o contacto con los genitales.

 El Código Penal establece penas más severas cuando existe relación de parentesco consanguíneo. Una persona abusada sexualmente, padece distintos tipos de sufrimientos y esto en muchas ocasiones le impide  realizar la denuncia que es lo que le permitirá obtener justicia. Ante un hecho de esta clase la denuncia es importantísima porque da inicio  a la investigación instándose a la acción jurídica y con ello se inicia el proceso penal.

Si la víctima es menor de edad actúa por representación de sus padres. Además de la denuncia, la prueba es muy importante, someterse a las pericias suele ser  traumático pero son  necesarias y aunque  la víctima se encuentre en un estado delicado debe someterse a estas .

 Lo  aconsejable es que  la víctima no se bañe para que pueda ser sometida a los exámenes médicos que informaran si  existen lesiones como : raspones, golpes, moretones, si tiene restos de piel en las uñas, etc.  

Se  toman muestras para reconocer el ADN del agresor, en caso de que la víctima lo  conozca, se hace la comparación de ADN con las muestras que se le extraen y con las encontradas tanto en la víctima como en sus prendas. Luego  se procede a realizar el examen genital.

 Cuando se trata de una mujer mayor de edad, se realiza primero el examen anatómico, el  hisopado del fondo del saco vaginal, donde puede haber semen del victimario y luego hisopado en el canal rectal o anal. Con estas  muestras se  realizan los exámenes bioquímicos. La ropa de la Victima  es también analizada ya que en ellas pueden quedar restos de ADN. Si no se conoce al agresor, se buscaran testigos del hecho.

Actualmente con El Protocolo de salud para la atención integral de víctimas de violaciones sexuales en los hospitales debe administrársele  a la víctima el kit de emergencia para cuidar su salud. Esto comprende cocteles para prevenir el posible contagio de enfermedades venéreas.  Siempre  ante este panorama tan desolador para la persona abusada, además del asesoramiento legal es necesario el acompañamiento de especialistas que pueden brindarle contención  a nivel emocional.

Comentarios