HOMBRES DE LEY

"Los pacientes tienen derecho a conocer toda la información"

La responsabilidad y la mala praxis, dos temas controversiales. La Doctora Paola Ojeda, nos aclara las dudas sobre cómo los pacientes se pueden defender.
domingo, 07 de febrero de 2016 · 00:00

La Responsabilidad del Médico se inicia con el Juramento de un buen desempeño de la profesión y desde la inscripción en el Colegio Profesional y en relación con el paciente que es de naturaleza contractual; existiendo deberes comunes para la mayoría de profesiones, como son: deber de lealtad, secreto profesional e indemnización del daño que hubiera ocasionado. La responsabilidad médica es una variedad de la responsabilidad profesional.

 

El médico asume una obligación y como tal se compromete no solo a cumplimentar las técnicas previstas para la patología en cuestión, sino también a aplicarlas con cuidado y precisión.

 

En general, la obligación del médico, no es la de obtener en todo caso la curación del paciente, sino la de proporcionarle todos los cuidados que requiera, según el estado de la ciencia y de la lex artis ad hoc (reglas del oficio adecuadas al caso). En el terreno del diagnóstico, la obligación del médico es la de realizar todas las pruebas diagnósticas necesarias, atendido el estado de la ciencia médica en ese momento.

 

Muchas veces sucede que los médicos no ejercen su labor adecuadamente. Algunos errores comunes de los médicos: todo tipo de intervenciones quirúrgicas con resultado lesivo no buscado, fallecimientos o lesiones graves causados en intervenciones quirúrgicas sencillas, resultados no buscados de paraplejias o tetraplejias o parálisis o disfunciones nerviosas, defectuoso examen del paciente con diagnóstico equivocado, errores groseros de diagnóstico y tratamiento.

 

En estos casos, suele resonar la palabra "mala praxis”.  Este es un término que se utiliza para referirse a la  responsabilidad profesional  realizada con negligencia o sea sin falta de cuidado o sin la atención que requiere dicha  actividad de cuya profesión se trate. Las  consultas más frecuentes son  por la forma más conocida de la mala praxis: la negligencia médica o mala praxis médica.  No todas las situaciones  penosas por las que los consultantes  han tenido que atravesar  constituyen una mala praxis que conlleva a un resarcimiento económico 

 

Lo que hay que tener en cuenta desde el punto de vista legales que primero debe  existir  un daño verificable  en la salud, entendiendo  tanto a la salud física como a la mental.  En segundo lugar, deberá existir lo que en derecho se denomina  "nexo causal "o sea, la  causa y consecuencia   entre el daño causado y el mal accionar por parte del  profesional

 

Por último establecer si el daño ocasionado se originó en un acto imprudente o negligente o  fruto de la impericia o provocado por el apartamiento de las normas y deberes a cargo del causante del daño o apartamiento de la normativa vigente aplicable. 

 

 En materia de mala praxis no basta con tener razón sino que es indispensable demostrarlo siendo la historia clínica y la pericia dos pruebas fundamentales.  El médico forense analizara la historia clínica y ayudara a establecer  en esta   cadena de responsabilidades que   engloba solidariamente  a todos los profesionales de la salud como las  Instituciones Médicas, médicos, enfermeras y auxiliares, que hayan participado en la atención del paciente, si todos actuaron  de la manera correcta o no, lo que será  de utilidad para el juez que determinara si existió mala praxis de acuerdo a las pruebas presentadas y en su caso  el grado de responsabilidad de cada uno de ellos.  

 

El Código Civil Argentino contempla la responsabilidad emergente de la mala praxis y la obligatoriedad de su resarcimiento económico.  

 

En materia Penal , el Código Penal tipifica la mala praxis de modo específico, sanciona a los culpables, con penas de prisión y de inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión o de la actividad que por su ejercicio, haya sido generadora de la muerte o de la lesión.  Siempre es importante el asesoramiento legal para tomar recaudos y asegurarse de que la lesión fue producto de una mala práctica médica y no de un error humano. Establecer esta diferencia es difícil, pero también fundamental antes de iniciar una acción judicial.

 

 

Comentarios