HOMBRES DE LEY-PREPAGAS

Aumentos excesivos e imprevistos en las prepagas

Las prepagas suelen aumentar de forma excesiva, ¿Cómo podemos defendernos ante estas medidas?. La Doctora Laura Sangermano nos explica los pasos a seguir.
domingo, 24 de abril de 2016 · 12:24
Pese a la intervención de distintos organismos de defensa del consumidor, las empresas de medicina prepaga se han mantenido firmes en su postura de aumentar sus cuotas indiscriminadamente. Entre sus argumentos se encuentra el notable incremento de los costos en lo que respecta a insumos y equipos médicos.
 
Es por ello que muchas veces los usuarios evitan  cambiarse a una prepaga más barata o que haya mantenido sus precios, pues temen correr el riesgo de perder los beneficios de antigüedad de la empresa que dejan, o de no ser aceptados por otra prepaga si padecen alguna enfermedad preexistente. La Constitución Nacional establece que: "Los consumidores y usuarios de bienes y servicios tienen derecho, en la relación de consumo, a la protección de su salud, seguridad e intereses económicos; a una información adecuada y veraz; a la libertad de elección, y a condiciones de trato equitativo y digno”.

Algunas empresas, sin embargo, hacen oídos sordos a las normas fijadas en nuestra Carta Magna.  De un mes a otro, la cuota por la prestación aumenta sin aviso al usuario argumentando que en el contrato figura una cláusula que contempla estos incrementos. La misma dice lo siguiente: "La empresa se reserva la aceptación del trámite solicitado, dejar sin efecto la afiliación en caso de falsedad o inexactitud de los datos consignados como así también la modificación, total o parcial de las condiciones de la presente solicitud sin previo aviso, de acuerdo a las leyes vigentes. ”Muchas veces en los contratos que unen a las empresas de medicina privada con sus afiliados figuran cláusulas que pueden ser abusivas. Cuando no lo son, el abuso se da en el ejercicio de las mismas,  para justificar un aumento sin previo aviso.
 
Las empresas de medicina prepaga (que pueden adoptar la forma de sociedades anónimas, de responsabilidad limitada, simples asociaciones o fundaciones) brindan en general servicios de cobertura de salud a cambio de una cuota mensual. La actividad carece de regulación legal específica, por lo que los contratos se rigen por las normas generales y la ley de Defensa del Consumidor. 

En los contratos se disponen diferentes planes de cobertura y a distintos precios. Es muy importante tener en cuenta que el contrato opera como una especie de seguro de cobertura, es decir, se ofrecen las prestaciones con base en las cuotas que se van abonando regularmente y por adelantado, ya que ante la falta de pago de las mismas opera una suspensión de los servicios y luego la conclusión del contrato. Los contratos pueden ser de plazo indeterminado, o bien por un período establecido: mensual o anual y con renovación automática.
 
Es importante destacar que, a partir del año 1997 y ante la entrada en vigencia de la ley nº 24.754, las empresas de medicina prepaga deben cubrir, como mínimo y en todos los diferentes planes que ofrezcan -básicamente-, todas las prestaciones previstas en la resolución del ministerio de Salud y Acción Social nº 247/96, denominada Plan Médico Obligatorio (PMO).
 
El gran problema,  es la falta de una ley que imponga condiciones a las empresas y regule su funcionamiento, lo que permite que las firmas apliquen discrecionalmente aumentos. La confusión ante la evolución de las tarifas se repite año tras año. El Congreso cuenta con un proyecto de ley para fijar un marco regulatorio para el sector. La iniciativa fue aprobada en 2008 en Diputados por unanimidad. Desde entonces el proyecto está cajoneado en el Senado. 

COMO DEFENDERNOS

1- Reclamar ante la empresa de medicina prepaga: dirigirse a la oficina con una nota en la que explique que rechaza "cualquier cláusula o modificación contractual que unilateralmente aumente la cuota de afiliación . Dado que lo mismo no es autorizado por la Superintendencia de Servicios de Salud (art. 5 Inc. G y 17. Decreto 1993/2011, que reglamenta la Ley 26.682)".

2- Reclamar ante la Superintendencia de Servicios de Salud: Se puede solicitar información y asesoramiento para efectuar la denuncia llamando al 0800-222-72583.

3- Denuncia a defensa del consumidor: si la empresa no responde el reclamo en un tiempo prudencial, lo rechaza o lo contesta con evasivas y restringiendo de alguna manera su derecho, deberá concurrir a formular la denuncia al Organismo Gubernamental de Defensa del Consumidor.

 4. Iniciar una acción de amparo

Comentarios