ESPECTÁCULOS

Vitraux: “Preferimos no llegar a 10 millones de personas pero a la gente que le llega que sepa que está hecho con calidad”

La banda surgida en 2001 sigue firmemente en pie tras varios cambios y tropiezos. Este año pretenden lanzar un nuevo disco, el cuarto en su carrera, con temas que van desde lo puramente rockero hasta lo más electrónico, conservando siempre el arduo trabajo en la letra y música.
lunes, 23 de febrero de 2015 · 09:36

Tras más de 13 años en la música, varias idas y vueltas, cambios de formación y algunas difíciles despedidas, Vitraux sigue tan firme como el primer día. En este nuevo año, trabajarán en torno a su cuarto CD, en lo cual se encuentran completamente enfocados.

La historia de esta banda, cuyo género predominante es el Electro-Dark, comienza en 2001, cuando Marcelo Benítez, la actual voz y guitarra de la banda, se juntó con Augusto Miliano, tecladista y comenzaron la búsqueda de un estilo propio y trabajado dentro de este género.

En abril de 2002 ingresaron en un estudio para grabar su primer demo con el objetivo de tener una referencia para reclutar nuevos miembros para el conjunto. Fue a mediados de ese año cuando el destino les acercó a Javier Lamelas en batería y a Javier Morales en guitarra eléctrica, como así también nuevos escenarios a los que sorprender.

Fue en 2003 cuando grabaron su primer EP, "Perdonador”, con un sonido profundamente trabajado. En 2004 Javier Morales abandona la banda y dos nuevos integrantes llegan: Javier Montes de Oca y Pablo Ferrari.

"Con los años fue variando porque nos pasó la vida. Fuimos creciendo, casándonos, teniendo hijos, cambiando de trabajo y mudándonos. Empezamos siendo dos, yo era el cantante y teníamos un tecladista con el que grabamos un primer demo, muy precario, y después se sumó un guitarrista y un baterista, que sigue actualmente. Ahí grabamos un demo más completo y sonando mucho mejor”, cuenta Marcelo Benítez.

Ya en 2005 que el quinteto grabó su primer LP "Des/Amor”, en los estudios TNT. Los siguientes años se introdujo en la vorágine de los conciertos mientras Des/Amor comenzaba a sonar en los medios. Finalmente en 2009 pasa lo inevitable, por motivos personales se aleja el tecladista y nuevamente se hallan en un cambio musical.

Fue en 2010 cuando grabaron su segundo disco, "Vivo en tiempos muertos”, con el que estuvieron trabajando hasta el momento. En 2011 la banda sufre la partida conjunta del bajista, Pablo Ferrari, y el guitarrista, Javier Montes de Oca, por lo que desde entonces han estado reestructurando la banda, tocando y perfeccionando el sonido. No obstante, ahora es el momento de trabajar en un nuevo proyecto discográfico.

"Este año la idea es preparar lo nuevo, nosotros por cuestiones de familia, trabajo y demás es difícil compatibilizar todo: tocar, grabar temas y demás. Este año la idea es bajar un poco el pedal con la idea de tocar tanto y ponernos a grabar. Ya tenemos un puñado de canciones, que este año vamos a estar grabando”, aseguró Marcelo.

El concepto principal en el que se basa Vitraux para hacer sus temas es que los mismos estén muy trabajados, tanto en lo musical como en la letra. "Buscábamos algo que nos dejara conformes a nosotros mismos con lo que estamos haciendo, no con recursos fáciles, entonces siempre fue algo muy minucioso desde la música y desde la letra, siempre una vuelta de rosca más”, explicó Marcelo. "Por ahí lo que fue cambiando con el tiempo es que el primer disco era un corte muy electrónico, muchas capas, el segundo disco es mucho más empujado, mucho más rockero y al frente. Ahora lo que estamos buscando con el nuevo material es equilibrar todo eso. Dentro de las canciones que tenemos se forma un abanico desde lo más rockero que podemos tener a lo más electrónico”, añadió respecto a los pequeños cambios musicales que han acontecido en estos 13 años.

"La composiciones son básicamente letra y música hecha por mí, salvo algunas canciones que sacamos de otras bandas para hacer covers en vivo. Yo llevo la música y letra a la banda, muy precariamente tocado en una guitarra con rasgueado de parroquia y empezamos a trabajar sobre eso sin tener demasiada estructura para no acotar. Después es un ida y vuelta: se graba, se escucha como queda, se van incorporando las partes electrónicas, se vuelve a deformar… por eso es que nos lleva tanto tiempo, no somos solo cuatro y sale la canción. Estamos todo el tiempo intentando buscarle una vuelta más”, aseguró el cantante y guitarrista.

En cuanto al nombre de la banda, surgió de una forma espontánea y curiosa, cuando aún era un dueto en búsqueda de un destino musical. "En su momento estábamos buscando el primer demo, yo estaba muy amigote con un chico que escribía libros y que tenía una bohemia encima muy grande y él me había sugerido trabajar con esto de la salida auxiliar de las consolas. Me gustó la unión de las letras AUX y de repente surgió esto del Vitraux, y como que en su traducción es una ventana, pero es una ventana trabajad, con colores, es más que eso. También daba una referencia gótica de las catedrales, nos gustó también esa idea de que depende por qué vidrio de qué color del vitraux mires vas a ver algo distinto, también suena en todos los idiomas y todos saben qué quiere decir. Buscábamos una palabra concreta y sin muchas complicaciones”, recuerda Marcelo.

Para culminar, comenta que siempre trabajaron de manera independiente ya que, al intentar trabajar con discográficas no quedaron del todo conformes. "El mercado local es bastante chico y generalmente cuando entras no suele ser muy conveniente para los músicos, si para las empresas. La verdad es que si no sos Ricky Martin, Luis Miguel o Arjona, que te pagan un millón de dólares en la radio para que a la gente le quemen la cabeza con las canciones que tenés no sos nada. Nosotros vamos por otro lado, preferimos no ser tan comercial, no llegar a 10 millones de personas pero a la gente que le llega que sepa que está hecho con calidad”, concluyó.

Comentarios

Otras Noticias