ESPECTÁCULOS

Témpanos: “Los sueños jamás tienen que tener ni límite ni techo”

El trío de la ciudad deposita su mayor influencia en Sumo, la emblemática banda liderada por Luca Prodan que marcó un antes y un después en el Rock. Empezaron a dar sus primeros pasos hace ya cuatro años, mediante la guitarra, el bajo y la batería expresa musicalmente la importancia del trabajo, la perseverancia y la hermandad.
miércoles, 04 de febrero de 2015 · 12:40

Témpanos surgió a fines del 2010, su nombre según cuentan desde la banda hace referencia a la frialdad que caracterizaba los primeros ensayos. Aunque a la actualidad, tras haber pasado más de cuatro años, con varias presentaciones en su haber, esa misma frialdad que en inicio era tan particular hoy se convirtió en la calidez de tres seres que comparten la música, y como es de esperar experiencias acompañadas de emociones y progresos.

La formación original estaba compuesta por el dúo entre Jorge Nieva –Voz y Guitarra- y Nicolás Righetti -Batería y Coros-. Empezó como la idea de cualquier mente joven, que sueña con su propia banda de rock, donde los fines de semanas sean la excusa perfecta para encontrarse con amigos, que a la larga tienen las mismas aspiraciones. Vivir por y para la música, pero siempre con el reconocimiento de la gente mediante.

Como todo inicio o puntapié inicial, con el pasar del tiempo suele tornarse anecdótico. "La primera formación original es chistosa. Con casi un año de banda, no teníamos bajo. Éramos sólo nosotros dos –con Jorge- y siempre había un bajista prestado. La mayoría de veces fue Leandro de Renglones Torcidos, un gran amigo”, recuerda Nicolás, el baterista.

Será él, Nicolás, la voz de Témpanos a lo largo de esta nota, teniendo en cuenta las ocupaciones del resto. Como la mayoría de su especie, es el batero quien se ubica por detrás del resto como una suerte de observador que puede visualizar de mejor manera los extremos del escenario y porqué no a los espectadores que por curiosidad o tradición se hacen presente durante las diferentes presentaciones.

- ¿Qué recuerdos tienen sobre la primera presentación?
La primera vez que nos presentamos fue en un cumpleaños, en marzo de 2011. Creo que así arrancan la mayoría de las bandas, divirtiéndose y haciendo covers, aunque nosotros ya teníamos nuestro primera tema.
Oficialmente, ante el público fue junto a Merodeador Nocturno en Lomas de Zamora. Ellos festejaban sus cuatro años como banda y nos invitaron.

-¿Qué sensaciones te vienen a la cabeza sobre esa fecha?
- Tocar ante un público fue una sensación única. Era un mundo nuevo y a la vez raro para nosotros, estábamos muy nerviosos y fríos –risas-. Creo que el hecho de tocar con Mero entre amigos hizo todo más fácil.
-¿Cuál fue la fecha que más los marcó?
-Puedo nombrar varias fechas que verdaderamente nos marcaron a full. Con casi cuatro años pudimos tocar en lugares que al empezar jamás hubiésemos pensado y pudimos hacerlo. Uno de los más recordados es Marquee de Palermo, un lugar único y con mucha mística. Después tenemos varios, siempre en cada uno tenes cosas muy buenas. En todos los lugares nos han tratado de diez y jamás tuvimos un problema, eso es un punto muy grande a favor en la banda.


- ¿Qué influencias musicales tiene Témpanos?

A decir verdad tenemos una influencia muy variada. Los tres somos muy distintos musicalmente y eso es algo bueno para la interpretación que podemos hacer en cada ensayo, en cada tema. Quizás la mayor igualdad se da en Las Pelotas, Sumo y Pappo, pero cada uno con un estilo diferente. Eso es grandioso, poder juntar tantos estilos en una banda.

- ¿Personalmente que referentes tienen?
-Para mi Skay y Los Fakires. Es una banda que me explota, aunque después tengo variedad musical. Para Jorge las pelotas es su gran pasión, mientras que Melisa es mas The Beatles y rock nacional como El Bordo.
Los referentes de los tres son muy variados, pero como siempre dije, a pesar de que nuestra música no sea igual, Sumo es nuestro gran referente.


- ¿Qué evolución ven de acuerdo al tiempo?
-La evolución de acuerdo al tiempo es verdaderamente muy buena. Con el grupo formado y a pesar de que teníamos una primer guitarra, y ahora seguimos como trío (por ahora ), es magnífica. Ensayo a ensayo lo vamos notando, pretendemos más profesionalismo a la hora de tocar en vivo y eso hace que vayamos evolucionando día a día.

-¿Cómo es la conexión con el público?

-Consideramos al público como una gran familia que vamos formando día a día. El grupo en sí está conformado por una familia, con Melisa estamos casados y Jorge es como un hermano. Entonces arranca todo de ahí. Además tenes familiares y amigos que van con sus sobrinos a vernos, eso genera un ambiente bien familiar y entre amigos.
Todo aquel que quiera acercarse va a notarlo y será integrado como uno más, queremos divertirnos y que la gente la pase genial.

Jorge, Nicolás y Melisa son tres jóvenes que como cualquiera o a diferencia de otros encuentra en la música la importancia de transmitir y despegar por algunos minutos de lo que suele ser cotidianamente lo rutinario. Como cualquier proyecto consta de un precursor que dará inicio al más importante de los comienzos, ese que quede guardado como el génesis de una historia que el día de mañana podrán contarle a sus hijos. De ahí en más, nada quedará librado al azar, sino que fruto del esfuerzo y la dedicación podrán ver los frutos.

La próxima para será soñar, y trabajar, para llegar a ser lo que realmente quieren. "Los sueños son infinitos, el de este año es empezar a grabar nuestro primer disco. Los sueños jamás tienen que tener un techo ni límite, miramos el tiempo atrás y vemos un montón de cosas que pasamos y nos vemos ahora y podemos decir ‘pucha que progresamos demasiado y hicimos muy bien las cosas´. Esperamos seguir así y juntando amigos en el camino”, concluyó Nico.

Comentarios

Otras Noticias