ECHEVERRIA DEPORTES

Hernán Siplovich fue el ganador de un viaje al Mundial de Rugby

La empresa DHL proponía enviar una historia que mostrara la pasión por el rugby y la historia de Hernán resultó elegida entre más de 4000 historias. El 18 de octubre ingresará con la pelota al Millennium de Cardiff en los cuartos de final del Mundial.
miércoles, 06 de mayo de 2015 · 16:51

Desde los 4 años, Hernán llega a Monte Grande Rugby Club de la mano de su padrino Marcelo Gutiérrez.  Actualmente se desempeña como segundo centro en M15. Cursa el 4° de economía y le gustan mucho las redes sociales como Whatsapp, Instagram y Facebook, además de juntarse con amigos a tomar "la coca de siempre en el kiosko”. Todavía tiene muchas cosas en mente pero lo que mas lo moviliza es poder ayudar a los demás.
-Se podría decir que cumpliste un sueño, ¿cómo surge lo del concurso?
Mi tío Sebastián, (es de esos tíos del corazón que yo lo elegí como tal) me avisó que había un concurso en DHL, que tenía como hashtag: #VosTenesQueEstarAhi, la llamó a mi mamá, le pasó un link de la página y él nos insistió para que participe porque según él yo reunía las condiciones, ya que había que contar una historia o subir un video con mi vida en el rugby y la solidaridad. Me dio vergüenza hacer el video, asi que armé un escrito, contando mi historia y lo certifique con un par de fotos así esto era comprobado. 
-Tu historia fue elegida como una de las tres finalistas…
 Si el 22 de abril nos mandan un mail a mi papá y a mí, diciendo que entre más de 4000 historias yo era uno de los tres finalistas. Y teníamos que presentarnos el 29 de abril en la central de DHL, ubicada en Mataderos. Llegamos, y mientras se iba sumando el jurado y los otros dos participantes, hasta ahí todo lindo hasta que entró Pichot y fue emocionante, un tipo humilde, buena onda, como si fuera mi amigo de toda la vida, estaba dentro de varios sueños hechos realidad. Me regalaron la pelota del mundial, y me la firmó Pichot. Pero el premio es el viaje a Londres y a Cardiff. En el partido de cuartos de final (en donde pueden llegar a jugar los Pumas) entrego la pelota del partido en el Millenium, el segundo estadio más grande del mundo.
-¿Según la historia que contaste, cómo fueron estos 11 años en el club? 
Años duros, de trabajo a pleno en donde hay que ser responsable e ir a entrenar y jugar ya sea con 0° o con 40°. A medida que pasaba el tiempo iba aprendiendo que el árbitro es igual a respeto, aceptar sus decisiones, entender que siempre tiene la razón. También aprender a que sin el equipo contrario no se podría jugar. Y que siempre hay que recibirlos con humildad y respeto porque son muy importantes, un ejemplo, seria en el tercer tiempo, en donde primero se sirve la comida a los visitantes y luego recibimos nosotros la comida. Y algunas cosas mas, muy importantes que yo siempre nombro cuando se habla de rugby, que son la solidaridad, tanto con el que tengo al lado en la cancha, como al que tenga enfrente, los valores, la moral y el respeto. Otra cosa es que cada persona que llega al rugby es aceptada sea como sea físicamente ya que si es alto, flaco y corre rápido puede jugar de wing. Si es mas morrudo y ancho podría ser pilar, pero todos sirven y son igual de importantes. 
-Contanos que cosas haces fuera de lo que es el deporte? 
Me gusta también mucho ayudar a los que necesitan. Con el colegio estamos con un proyecto en donde no se maneja dinero. Es una cadena de favores en donde voy cambiando un material por otro, hasta llegar a las necesidades importantes que nos digan en el lugar. Mi grupo tiene alimentos, en donde empezamos hace una semana con tres almendras y esperamos terminar con muchos alimentos para casa M.A.N.U. que necesita mucho de nosotros.
-Para todo esto es importante contar con una familia que está siempre…
A veces mi mamá me pregunta, tanto que me gusta la solidaridad, a ver si puedo solidarizarme un poco con ella y ordenar mi cuarto, estirar mi cama, ponerme las pilas con el colegio, limpiarme los botines con barro, con buena onda me lo pide jajaja, aunque todavía no lo logró... igual somos muy felices y me dicen todo el tiempo que están muy orgullosos de mí, pero que a la vez siempre tenga los pies en la tierra para disfrutar cada momento. Los quiero mucho, siempre me acompañan en todo aunque no estén de acuerdo con algo mío.
 


Comentarios

Otras Noticias