MÚSICA

Una noche para no parar de bailar con la Mississippi

A puro blues y rock la emblemática banda de Varela se presentó en Monte Grande con su nuevo disco, Inoxidables, con homenajes a los “grandes monstruos” del rock nacional. Con una energía inigualable lograron hacer bailar y saltar a todo el público.
sábado, 13 de junio de 2015 · 11:50

No es extraño que, tras veinticuatro años de su formación, la Mississippi siga tan fuerte y entera como en su inicio. Con gran energía, pasión y mucho rock y blues se presentó en el Teatro Greison de Monte Grande para animar el viernes y hacer bailar al público con grandes clásicos de la música nacional.

Teloneados por dos bandas de blues que sorprendieron sobre el escenario, los temas elegidos para empezar la noche, bien arriba, fueron ‘El dieciséis’ y ‘Reina de corazones’, para luego dar paso a grandes canciones integradas en el nuevo disco: Inoxidables. "Es un homenaje a los monstruos del rock nacional. Son los temas que más nos gustan, del rock argentino”, destacó Ricardo Tapia, voz armónica y guitarra antes de comenzar con un clásico de Vox Dei: ‘Ritmo de blues con armónica’.

El homenaje y los grandes clásicos, que sorprendieron gratamente a los presentes, se fundieron con los saltos, coros y bailes de la gente. En la voz de Tapia se hicieron presentes temas de Sumo, como ‘No tan distintos’; de León Gieco con ‘La mamá de Jimmy’, de Menphis la Blusera mediante ‘El blues del estibador’.

"Una banda formadora del blues argentino, la banda que primero cantó blues en español” también se hizo presente en el escenario interpretada por la Mississippi. ‘Una casa con diez pinos’, de Manal, hizo volver a muchos a los orígenes de este tan disfrutado ritmo musical.

De repente, un solo imposible de no reconocer se escuchó en la sala, una canción que sin dudas todos conocen y que hace vibrar mágicamente a más de uno comenzó a sonar a la mitad del show. "Era una autor mágico, increíble”, diría Ricardo Tapia al presentar el tema de Spinetta, ‘Cementerio club’. Más tarde, antes de comenzar con los temas propios de la Mississippi, volvería a tocar una de Pescado Rabioso, ‘Post-Crucifixión’; sin dejar de lado la tan reconocida, coreada y saltada ‘Masacre en el puticlub’, en homenaje a Los Redondos, y el estallido de Sumo en ‘Mejor no hablar de ciertas cosas’.

Sentando los precedentes para una gran e inigualable noche,

Claudio Cannavo en el bajo eléctrico, Gastón Picazo en el piano y teclados, Gustavo Ginoi con su guitarra eléctrica, Juan Carlos Tordó en la percusión y la inconfundible voz de Ricardo Tapia y su guitarra comenzaron con los temas de la Mississippi. ‘Búfalo’, ‘El detalle’, ‘Veinte chicas veinte’ y ‘Mala transa’ fueron algunas de las elegidas por los músicos de Florencio Varela para el magnífico show.

Ya llegando al final, Ricardo Tapia decidió dedicarle al público un tema. "Compañero público estamos en época eleccionaria, compañeros del público esta es una canción dedicada a los compañeros municipales, que laboran cuando quieren pero les hicimos igual una canción en donde trabajan”, bromeó, al presentar ‘El municipal’.

‘Un trago para ver mejor’ sonó a modo de conclusión del show. Los músicos ya habían saludado y el telón estaba cerrándose cuando el coro de "una más” surgió efecto. Rápidamente los músicos volvieron al escenario para tocar el último tema, una canción "para disfrutar de la amistad. La música está para esto”, aseguraron. ‘Yo estuve ahí’ fue la elegida para cerrar el magnífico show en el Teatro Greison, que hizo bailar, recordar y emocionarse al público.

Comentarios