Reflexiones

San Vicente, la ciudad sin libros

¿Por qué somos 80 mil habitantes y no tenemos una sola librería? ¿Por qué no vamos a la Biblioteca Mitre? ¿Por qué tenemos poca música, nada de cine, nada de teatro? ¿Por qué no hay movida cultural en San Vicente? Opinan los artistas.
lunes, 29 de junio de 2015 · 10:41

El partido de San Vicente tiene 80 mil habitantes y ni una sola librería. Tampoco cuenta con cines, ni teatros, ni espacios en los que puedan tocar bandas de música. Sí hay muchos locales y tiendas de ropa, y la oferta gastronómica puede complacer a los más exquisitos paladares pero, aunque pueda resultar doloroso, la "Movida Cultural Sanvicentina” brilla por su ausencia.

En su edición anterior, El Diario San Vicente reflejó la situación de la Biblioteca Popular Mitre, una institución que podría ser el eje de la cultura local pero que, olvidada por los sanvicentinos, sobrevive a instancias de sus apenas 80 socios. A tal punto es el anonimato en el que persiste la noble entidad, que es frecuente que muchos vecinos del pueblo ni siquiera conozcan su ubicación, a pocos metros de la plaza Mariano Moreno.

La historia reciente del Distrito también marca que muchos de los proyectos culturales impulsados por particulares se vieron condenados al fracaso. Las librerías que abrieron se fundieron al poco tiempo y el Centro Cultural La Casona, un espacio donde convivían el teatro, la pintura y la música, debió cerrar tras algunos meses de actividad, por la falta de respuesta del público sanvicentino.

Al respecto, la artista local Agostina Mauro, cuyos cuadros han recibido numerosos reconocimientos fuera de la ciudad, reflexiona: "Es triste decirlo pero movida cultural acá en San Vicente no hay. No se hace nada como para que haya un teatro o un lugar para que toquen bandas. Tampoco hay iniciativa por parte de la Dirección de Cultura”. "A mí, como artista, obviamente esto me afecta porque no tengo un espacio para mostrar mi arte. Y eso le debe pasar a todos los artistas de acá; por eso nos tenemos que ir a exponer a otros lados”, asegura la joven pintora.

Otro de los artistas destacados de la no-escena local, Matías Renard, líder de la banda de funk-rock Extracción, describe cómo es ser músico en San Vicente: "Las condiciones generales en las que se desarrolla la actividad musical son muy adversas, sumándole la carencia de lugares físicos para llevarla a cabo. Esto es algo que está presente a nivel nacional y, obviamente, acá, al ser un pueblo, se da potenciado”. Sin embargo, y a pesar de las dificultades que atraviesa con su banda, Renard no pierde el optimismo: "Últimamente yo creo que hay una necesidad y voluntad de cambio que, encabezada por algunos vecinos utópicos, puede llegar a revertir esta realidad”. "Por otro lado, la Ley Nacional de la Música plantea una solución a esta problemática con la construcción del Instituto Nacional de la Música, que pretende fomentar (no subsidiar) mediante políticas culturales las diferentes expresiones artísticas de los pueblos. Esto es a nivel nacional y recién comienza, pero sumado a esta voluntad que hay últimamente en San Vicente, parece que hay un futuro interesante para la actividad”, vaticina, auspicioso, Renard.

La tradicional escritora sanvicentina Susana De Santis, quien coordina un grupo literario, también aporta su mirada sobre el tema: "A mí me duele mucho que no haya librerías ni salas de cine ni de teatro. Hay demasiadas casas de comida… Le han dado un color muy simple a San Vicente, como un lugar que no tiene ambiciones”. Por otro lado, De Santis valora su experiencia personal al frente del Grupo Literario del Sur como "muy positiva”. "Siempre tuve muy buena recepción”, afirma y añade: "Todo depende de la manera en la uno se presenta ante la gente para que le respondan”. Y sobre el final, la escritora deja un mensaje de aliento para los artistas jóvenes: "Yo creo que si los chicos que hacen arte se convocaran en algún lugar y trataran de conseguir medios podrían lograr un cambio. No me parece que todo tenga que venir institucionalmente. La movida tiene que venir de adentro hacia afuera; no esperar que la gente te reclame, no se puede pretender eso”.

Manuel Nieto

Comentarios